“Cacho” Vigil: “El éxito es caerse y levantarse con más fuerza”

Conversamos con el ex técnico de “Las Leonas” acerca de lo que significa para él ganar, el fracaso, las derrotas y el éxito.

0
804

En el año 1997 la Confederación Argentina de Hockey designó a Sergio Vigil, anteriormente jugador de la Selección nacional masculina, como entrenador de las mujeres. A partir de su llegada, el equipo comenzó una etapa de logros importantes como el oro en los Juegos Panamericanos de Winnipeg (Canadá), en 1999, el primer oro en el Champions Trophy logrado en Amstelveen (Países Bajos) en el 2001, campeonato del mundo 2002 llevado a cabo en Perth (Australia) y la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, donde surgió el apodo de “Las Leonas” por su tenacidad aun cuando un partido parecía perdido.

A partir de todas esas conquistas quienes no venían del palo del hockey comenzaron a familiarizarse con una persona que más allá de los resultados deportivos era noticia por los valores que transmitía a propios y a extraños, por la empatía que desarrollaba en cada uno de los partidos, por su humildad, por su gran capacidad para llegar a mucha gente con sus mensajes y por la honestidad que esgrimía dentro y fuera de la cancha. Lado H tuvo la posibilidad de entrevistarlo en el marco de la VIII Comida Anual Solidaria organizada por Olimpíadas Especiales Argentina (OEA) Unificados de educación, liderazgo y deporte, para jóvenes con y sin discapacidad intelectual.

¿Cuál es tu definición sobre la integración, especialmente en el deporte?

Una de las cosas que más movilizan mis pensamientos es cómo integrar distintos géneros para el aprendizaje, no solo de lo estrictamente técnico/táctico y psicomental, sino fundamentalmente en la expansión relacional. La integración en el deporte permite que personas con distintas características (de género, de motricidad diferente, de pensamiento diferente, de naturaleza diferente, de temperamentos de personas que conducen diferente) compartan un mismo sueño sustentado en la pasión, en la integridad y en la generosidad. Pero ese mismo sueño puede ser hecho de un montón de maneras. Yo creo que la integración lo que genera es la posibilidad de poder hacerlo y comprenderlo de diferentes maneras.

¿Con qué herramientas contamos para lograr la integración?

El deporte es una herramienta que une a las personas con un pequeño reglamento para buscar sortear ese desafío. Pero más allá del desafío hay algo que empieza a pasar en el camino. Todos pensamos que perseguimos un objetivo, pero mientras vamos en esa dirección estamos recorriendo un camino con personas y nos empezamos a conocer y a generar vínculos. Empezamos a darnos cuenta que a la otra persona le pasan cosas, que tiene necesidades. Entonces, comenzamos a hacer oferta para el otro, a darnos cuenta de que podemos construir cosas juntas que van más allá del deporte. Es ahí donde el deporte empieza a ser determinante para la transformación de los que lo hacen y de las pequeñas mini-sociedades.

¿Qué serían esas mini-sociedades?

El deporte te permite todos los días abrazarte, ganes o pierdas. Hay veces que hay abrazos de derrota, otros de victorias. Todos los días te permite tener una nueva conversación, todos los días le da la posibilidad  a un jugador de decirle a su entrenador  “me encantó cuando me trataste bien porque vos si sos positivo conmigo yo puedo ser positivo conmigo mismo y tener más confianza”. Empezás a tener más conversaciones que de otra manera no existirían. Un objetivo nos lleva a descubrirnos, que significa dejar de cubrirnos. Empezamos a valorar nuestra vulnerabilidad y a no sentirnos débiles por ser vulnerables porque eso nos hace construir fortaleza y pensar en más allá de nosotros. Nos empieza a abrir el horizonte y a ver más allá de nuestro objetivo, saber que cuando jugamos un partido y nos tocó ganar hay otro equipo que le tocó perder. Que cuando nosotros estamos contentos, otros están mal porque perdieron.

¿Cuál para vos la definición de ganar?

En esa integración constante de experiencias nos damos cuenta que ganar es ser capaz de no perderme cuando pierdo, ganar es ser capaz de no perderme cuando gano tampoco, ganar no tiene una connotación de un resultado numérico, sino que hay un montón de ganares. El ganar numérico es algo muy chiquito al lado de todo lo que se gana en búsqueda de ese ganar numérico.

Nos damos cuenta que un equipo ganador no es solo el que más gana numéricamente, sino el equipo que siempre tiene más ganas para recorrer un camino de desafíos humanos porque creo que el ganar más importante es el respeto de tu compañero y todo eso se va descubriendo en esa integración.

¿Cómo se logran esos valores que son característicos del deporte (y de la vida en general) para tener la capacidad de ver más allá de un resultado?

Creo que esos valores están en el deporte pero hay que encontrarlos, eso es lo maravilloso. La vida es lo que ocurre entre la declaración de un objetivo y la concreción o no del mismo. Muchas veces pensamos que la vida ocurre cuando lo logramos, pero la vida es el espacio intermedio. En ese trayecto si podés entender que el resultado más importante que podés conseguir es ir descubriendo cosas en ese camino, es ahí donde van apareciendo valores. En cambio, si tu vida es una obsesión de resultados numéricos no vas a encontrar todos esos valores que te están esperando en el deporte. No se trata de una medalla de oro, de plata o de bronce, sino que la actividad deportiva tiene guardada en el jardín de búsquedas experiencias de todo tipo. Seguramente cuando estoy llorando después de que no se me dio lo que quería, en ese jardín deportivo va a aparecer alguien que te va a poner una mano en el hombro y te vas a dar cuenta que esa experiencia fue mucho más importante que haber ganado.

¿Es verdad que en el deporte y en la vida en general se aprende más de las derrotas que de las victorias?

Creo que en ambas se aprenden mucho, lo que pasa es que habiendo sido duramente derrotados necesitamos del otro, necesitamos de un abrazo, de una caricia porque muchas veces cuando alguien está derrotado lo dejan de lado. En la derrota vos te das cuenta quienes son las personas que no te dejan de lado.

Hay personas que viven el deporte equivocadamente, en un paradigma en que si lo logro soy y si no lo logro, no soy. Pero también hay otros que tienen un concepto de que tristeza ocurre cuando no logramos lo que queremos, pero fracaso solo ocurre cuando no podemos ser quien queremos. Y esas personas se sienten en paz porque entregaron todo, porque encontraron un aprendizaje en esa derrota, porque se pueden dar cuenta que si se atrevían un poco más podían lograrlo. Cuando vos te das cuenta que te podés ir en paz de cada partido de la vida, no importa el resultado que tengas. Es más lindo cuando lo lográs, pero si eso no sucede no te vas a sentir nunca fracasado. Por eso hay que diferenciar tristeza de fracaso.

¿Cuándo se aprende del triunfo?

Cuando te envenenás de éxito, te enseña mucho el ganar porque cuando lográs un resultado muy importante también la repercusión es muy importante y eso muy probablemente te puede confundir y cuando vos  sientas el barro de la confusión y te sientas sucio, ahí empieza un gran aprendizaje. Si sos capaz de meterte en la profundidad de esa suciedad, vas no solo a resguardar tu pureza, sino que vas a aprender mucho para no caer en el éxito mal interpretado.

¿Qué es para vos el éxito?

Yo creo que el éxito es caerse y levantarse con más fuerza, el éxito es encontrar espacios de aprendizajes constantes, el éxito es una permanente conquista, el éxito es todos los días ser capaz de sacar todo el oro que tenemos adentro, más que buscar todo el oro que está en juego. Si la obsesión es lograr todo el oro que está en juego en la vida, seguramente te vas a llenar de suciedad. Si tu pasión es poder sacar todo el oro que está adentro, te vas llenar de otras cosas que te van a hacer también conseguir buenos resultados en el juego, pero esos buenos resultados van a tener que ver con otra cosa, no con ser el único que logre el oro, sino con que haya posibilidad de que todos puedan tener posibilidad de conquistar ese oro. Y ese oro es encontrarse  con el poder máximo que puede tener cada persona en su ser.

Instagram: @cachovigil1965

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here