A través de la danza y el fútbol encontró su manera de expresarse.

0
385

Martín tiene parálisis cerebral, baila en una compañía y trabaja como Director Técnico. Conocé su historia en esta nota.

“El mensaje que les daría a las personas que tienen una dificultad es que nunca bajen los brazos, que siempre hagan lo que les guste, ya sea en algún deporte o estudiando alguna carrera que sea de su agrado”.

Como consecuencia de haber nacido con apenas cinco meses y medio de gestación, a Martín Borges (35) le diagnosticaron cuadriparesia espástica, el trastorno motriz más limitante porque se refiere a la disminución de la fuerza motora o parálisis parcial que afecta a los cuatro miembros. Sin embargo, eso no fue un impedimento para poder tener una infancia feliz, como él mismo la define.

Como la extensión de sus piernas

Nació en La Plata (provincia de Buenos Aires) y desde siempre fue atendido por el equipo médico específico y luego en la ciudad de Buenos Aires. Al principio, recibió educación a domicilio, luego pasó a una Escuela Especial  y posteriormente tuvo la integración en una escuela primaria convencional. Más adelante, cursó el secundario, también convencional, en escuela de adultos. 

“Siempre tuve un acompañante que es como la extensión de mis piernas que me ayuda para cocinar, para bañarme y para acostarme, entre otras cosas. Desde muy chico mis padres estuvieron al pie del cañón para lo que yo necesitaba”, recuerda Martín.

Pasión por la dirección técnica

Fanático del fútbol, cuando en el año 2004 se fue a vivir a la ciudad de Buenos se anotó en River Plate para hacer el curso de Director Técnico donde, según cuenta su mamá, los atendieron maravillosamente y lo aceptaron para cursar regularmente y todos sus profesores se adaptaron a sus necesidades. Primero se recibió de DT infantil, luego cursó en forma virtual y obtuvo su título de DT Profesional.

“Durante ese tiempo me levantaba a eso de las 7:00 y me acostaba pasadas las 12 de la noche. Fue una etapa muy linda, aprendí muchos conocimientos y sabía que en algún momento los iba a poner en práctica”, rememora Martín.

“Me lo voy a guardar para siempre en mi corazón”

Como DT tuvo la experiencia de trabajar en el Seleccionado Argentino de Fútbol en Silla de Ruedas cuando el entrenador era Gonzalo Vilariño. “Fue una experiencia inolvidable e impagable que me la voy a guardar para siempre en mi corazón. Fuimos al mundialito del 2014 en Brasil, no me lo voy a olvidar jamás”.

Martín cuenta que durante ese tiempo se ocupaba de realizar las tácticas de seguimiento de cómo veía él los entrenamientos. “Si los jugadores estaban rápidos, si les faltaba o no pase, si les faltaba o no movilidad, quiénes sobresalían en las prácticas”, explica.

Además, durante un tiempo estuvo dirigiendo en prácticas a chicos de entre 10 y 12 de una escuelita de fútbol. “Lo que más me gusta de esta profesión es estar con los chicos, aconsejarlos, generar un vínculo con ellos, que sepan que pueden contar conmigo para lo que necesiten, eso es lo que hace un entrenador”. Además, dirigió a un equipo de fútbol femenino en lo que para Martín resultó una experiencia “muy, pero muy linda”.

Al ser fanático de River, obviamente uno de sus grandes ídolos es Marcelo Gallardo, actual DT, con quien comparte la profesión. “De Gallardo lo que más me gusta es la forma en que maneja el grupo y cómo plantea los partidos, la tiene clarísima. Lo único que le falta es ganar la Superliga y el Mundial de Clubes porque ya ganó todo”, se ilusiona.

Danza Integradora

A raíz de un contacto que su mamá tenía con Susana González Gonz (pionera de la Danza Integradora en la Argentina y Creadora y Directora del Grupo ALMA, primera Compañía de Danza Integradora del país, y del proyecto “Todos Podemos Bailar” que pone en práctica el concepto de inclusión y diversidad, en el campo del Arte, la Educación y la Salud) Martín comenzó a ser parte de este proyecto.

“La primera vez que fui no sabía con qué me iba a encontrar, una vez que entré no me fui más.  Cada clase es diferente, te enseñan a conectarte con vos mismo, conocemos nuestro cuerpo mediante el tacto. Tengo muy buena relación con mis compañeros y eso es muy importante. Es el espacio donde uno se puede expresar sin tener que rendirle cuentas a nadie, es un lugar de pertenencia muy importante que he logrado con el correr de los años”, afirma Martín.

María Inés, su madre, cuenta orgullosa que en el grupo de Danza Integradora es líder y referente de muchos con muy bajo perfil. «Él disfruta, anima, acompaña, charla con todos y participa muy activamente”, asegura.

“Me estoy capacitando día a día para poder lograrlo”

Actualmente, Martín está incursionando en la edición de videos de partidos de fútbol. “Me gustaría trabajar de esto, me estoy formando día a día para poder lograrlo. Pero vamos despacito, de a poco le voy agregando mayor velocidad para editar, pero prefiero ir paso a paso”.

“Martín no le tiene miedo a la vida, enseña por donde va su camino y su ritmo. Como mamá me siento feliz que desde la naturaleza cósmica me haya elegido como mamá”, finaliza María Inés.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here