Mindfulness para niños: una propuesta original e innovadora

Victoria dejó su trabajo como docente y psicopedagoga, fue mamá y eso la inspiró para lanzar un nuevo proyecto. Conocé su historia.

0
355

A veces hace falta tomar distancia para alcanzar las mejores ideas. Corría el año 2005 y Victoria decidió hacer un cambio: dejar su trabajo como docente y psicopedagoga para dedicarse a ella misma, hasta que en 2011 se convirtió en mamá de dos nenas – mellizas – y fue allí que su foco de atención se centró en ellas.

“Ahí arrancó una aventura de tiempo completo, mirarlas, atenderlas, recordar cada cosa estudiada y practicada con alumnos; sumando un amor que me desbordaba. Mucha exigencia de no faltar en nada, presencia, atención etc. (Las nenas) se fueron formando, fuertes e independientes, pero un tanto demandantes”, cuenta Victoria.

Transitando la maternidad decidió buscar alguna actividad que las ayudara a relajarse, tranquilizarse y no estar todo el día saltando de aquí para allá. En el camino llegó a la propuesta de mindfulness.

Tal como la describe Victoria, el mindfulness es una práctica centrada en poner atención plena al momento presente, algo que a ella le salía naturalmente con sus alumnos, pero no tanto a nivel personal. Lo que siguió fue la capacitación con profesionales, textos y libros, como así también la formación de una mirada integral sobre cada niño que lo complementó con un curso de Parenting en Sociedad Mindfulness Buenos Aires, entre otras

Sólo fue cuestión de tiempo hasta que naciera «Almas en movimiento», su proyecto personal.
“Empecé dando prácticas en el colegio de mis hijas, en la plaza, luego grupos a domicilio y más tarde fui conociendo distintos espacios para dar talleres. La aceptación de los chicos es muy buena. Frenar, hacer una pausa en su día, sentir el cuerpo, hablar de emociones, descubrir por dónde van sus pensamientos es tan necesario que el trabajo fluye naturalmente”, explica.

¿Cuáles son los beneficios de esta práctica?

“Los primeros beneficios que noté fueron el de aumentar mi capacidad de aceptación, sin juzgar a cada rato si lo que hago o dejo de hacer está bien o mal. Aceptar que cada día doy lo mejor de mí y de la mejor forma posible. Aceptar también que cada uno lo recibe como puede y no depende únicamente de mis intenciones. Beneficios en mi estado de ánimo que se reflejaban en el ánimo de todos en casa. Bajé niveles de ansiedad y también me pude enfocar muchísimo más en lo positivo y posible, dejando de lado mis pensamientos sobre situaciones pasadas, sin sentido», asegura Victoria.

Pautas para el mindfulness en el día a día

Algunos de sus consejos en relación a los cambios cotidianos que podemos hacer para vivir más presentes, la profesional propone haciendo una pausa, respirar profundo y preguntarse cómo está uno. El foco a tener en cuenta sería registrar nuestro cuerpo, emociones y pensamientos. 

«Si reconozco que alguna de estas áreas está tomando mucho espacio, intentar compensar.
Por ejemplo, puedo proponerme frenar cada 2 horas e intentar sentir si hay algo que puedo hacer por mi bienestar. ¿Tengo sed? ¿Estoy quieta hace mucho? ¿estoy con una emoción que me interrumpe todo el tiempo? ¿pensamientos que no me llevan a ningún sitio? Freno, tomo conciencia, respiro, intento poner en perspectiva y cortar el drama. Ponerse en movimiento unos minutos, tomar un poco de agua, sentir cómo está mi respiración, siempre funciona.», asevera.

Cómo funciona en los niños

“Pocas palabras y más música y movimiento. A un niño que está un poco ansioso o estresado es mejor llevarlo a dar una vuelta manzana y observar algún detalle nuevo de la cuadra, que hablarle del estrés o sus causas. Yo siempre voy por compartir una canción que conecte con su cuerpo y deje atrás pensamientos. También podría ser útil algo de yoga con ayuda de algún libro o guías en youtube”, sugiere.

Otro recurso que recomienda para que los padres practiquen con sus hijos, son los audios con meditaciones guiadas cortitas; antes de acostarse esto nos (los) ayuda a conciliar mejor el sueño y a bajar el ritmo.

Victoria también mantiene un perfil activo en redes sociales donde, a través de su instagram @almasenmovimiento comparte ejercicios, reflexiones y también algunos temas cotidianos de maternidad y familia. Además allí mismo publica los próximos cursos que estará dictando en un lugar de Palermo pensado especialmente para para encontrar paz en medio de la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here