Madre e hija producen envoltorios sustentables para conservar alimentos

0
47

En La Pampa, desde hace un año y medio, Liliana Martínez y Candela Suhurt confeccionan envoltorios de cera de abeja y los comercializan en Santa Rosa, Capital Federal y otras provincias. Iniciaron su emprendimiento en agosto de 2019 porque descubrieron, de casualidad, los «beeswax wraps» en internet, como se conocen en Estados Unidos.

Esos envoltorios son reciclables y se componen de tela de algodón, untadas con cera de abejas, resinas y aceites vegetales. Adoptan cualquier forma, se pueden lavar y reutilizar. Mantienen la comida fresca por más tiempo, sirven para envolver, guardar y transportar alimentos y reemplazan el papel film, entre otros usos.

Liliana y Candela comenzaron con la producción artesanal en sus casas, regalando muestras a amigos y familiares hasta que decidieron instalar el taller «El sucucho» en La Pampa, y, honrando este nombre, decidieron confeccionarlas de manera comercial. Las llaman «Sucuwraps». Además, Liliana tiene un taller de arte en Buenos Aires.

Si bien es una pyme familiar, la pandemia potenció la demanda y el e-commerce. Cuentan su historia en la web: «Somos madre e hija, con lo que ello implica: distintas edades, experiencias diferentes. Una, autodidacta, curiosa por naturaleza, propone el savoir-faire que nace de la intuición y se imprime en la creatividad. Otra, profesional y detallista, agrega los saberes ocultos que guarda el arte del diseño. También somos las dos ciudades donde residimos, un poco los vientos de La Pampa, un poco las luces de Buenos Aires.«, aseguran.

Se distribuyen en varias provincias, como Buenos Aries, Santa Cruz, Neuquén, Río Negro, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.

Los envoltorios pueden durar hasta ocho meses, según el uso, y se lavan con agua fría.

La línea de productos está disponible via https://www.elsucucho.com.ar/

«Juntas, iniciamos el camino de emprender con un producto que nos enamora cada día. ¿Por qué amamos los #sucuwrap? Por los colores en las telas, por los aromas de nuestra tierra, por los futuros posibles que nos animamos a soñar y a pensar en forma de proyectos; porque algo en apariencia sencillo nos permite crear nuevos mundos.», confiesan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here