Lanzan iniciativa para incluir digitalmente a 25 millones de personas en todo el mundo

Se trata de una movida en conjunto entre LinkedIn, GitHub y Microsoft que propone reentrenar y capacitar a personas en todo el mundo para fin de año.

0
103

Microsoft anunció la capacitación mundial más grande en su historia. Se trata de una iniciativa en conjunto entre LinkedInGitHub y Microsoft que propone reentrenar y capacitar en habilidades digitales a 25 millones de personas en todo el mundo para fin de año. Uno de los pilares para la recuperación económica es fomentar y ampliar las habilidades digitales necesarias para cubrir nuevos puestos de trabajo. Para esto, los programas que promuevan y certifiquen el desarrollo de habilidades digitales se volverán una pieza fundamental para conectar a personas sin empleo con las posiciones tecnológicas cuya demanda crece.

“Buscar trabajo siempre es difícil. Ahora es, probablemente, más difícil que nunca. Pero saber hacer las cosas que se necesitan en el mercado laboral aumenta las chances que la búsqueda sea un poco más sencilla”, sostuvo Lucía Burtnik, Directora Académica de Eidos. “Por eso desde Eidos y Microsoft creamos iniciativas que ayudan a la gente a poder aprender sobre herramientas digitales. Desde que empezó la cuarentena ya participaron más de 1.700 personas de distintos países de Latinoamérica que se animan a seguir aprendiendo y sumando habilidades digitales básicas que les permitan mejorar su perfil laboral a la hora de buscar un nuevo empleo. Aprender y poder acceder a un trabajo no debería ser un lujo, debería ser una posibilidad para todas las personas».

Desde el año 2007, CILSA trabaja en red con The Trust for the Americas-OEA y Microsoft desarrollando el Programa de Oportunidades para el Empleo a través de la Tecnología en las Américas (POETA) en los centros de formación que tenemos en Santa Fe, Rosario, Córdoba, La Plata, Mar del Plata, Mendoza y Buenos Aires.

«Desde hace muchos años, trabajamos junto a Microsoft en programas y proyectos que promueven la inclusión de personas que, por razones socioeconómicas o por su condición de discapacidad, se encuentran en una situación de desventaja para acceder y tomar oportunidades de desarrollo.  La pandemia puso nuevamente en evidencia que los procesos de inclusión deben basarse en el empoderamiento de las personas desarrollando habilidades tecnológico-digitales que le permitan conocer y apropiarse de este nuevo mundo. Y para lograrlo tenemos que contar con herramientas accesibles a la diversidad de usuarios y programas de formación que secuencien experiencias de aprendizaje centrados en la persona y en el contexto de sus posibilidades, pero también con la necesaria perspectiva de un futuro que ya conocemos. Uno de los aprendizajes que nos deja esta experiencia es que la tecnología pensada para la diversidad de usuarios, no solo es una herramienta de inclusión social y económica, es la que permite acceder y ejercer nuestros derechos. Hoy la tecnología demostró ser indispensable para traer a un enorme sector de la población a esta nueva normalidad, evitando su exclusión, el deterioro de su economía, el detenimiento de sus procesos de formación, el acceso a la información sobre oportunidades del futuro próximo. Lograr acceder a estas tecnologías y a oportunidades de desarrollar habilidades digitales y psicosociales de manera equitativa e inclusiva, es el gran desafío que aún tenemos por delante”, comentó Paula Rossi, Coordinadora Nacional del Programa de Becas y Oportunidades de CILSA.

La coyuntura actual: el escenario social y económico que deja el COVID-19

La pandemia dejó a más trabajadores sin empleo que la Gran Depresión de 1930. En este sentido, 2020 es un punto de inflexión para las sociedades del siglo XXI. A nivel mundial, la economía hoy se encuentra en un punto totalmente distinto que en enero.

  • Datos de Microsoft muestran que en dos meses se concentraron dos años de transformación digital. Solo las semanas finales de marzo se produjo el crecimiento en tráfico de banda ancha que se esperaba en todo un año.
  • La pandemia disparó la brecha entre las personas que poseen habilidades digitales y las que no. Esto muestra, a su vez, la escaza fuerza laboral disponible para puestos claves en tecnología. Este fenómeno, que se profundizó durante los últimos meses, se ha originado a partir del auge de las tecnologías impulsadas por la inteligencia artificial (IA) que estimularon una nueva era de automatización; la creciente necesidad de destrezas en nuevas tecnologías para los trabajos del futuro; y la poca inversión en capacitaciones por parte del sector público y privado en las últimas dos décadas.
  • En el corto plazo, el COVID-19 generará una mayor dependencia en las habilidades digitales. Muchos trabajadores pasarán varios meses o más en una economía híbrida donde van a alternar el trabajo desde la oficina con el trabajo desde sus casas. La economía híbrida de corto plazo es una economía más digital.
  • La recuperación económica tendrá lugar en el contexto de una automatización a gran escala basada en las nuevas tecnologías. En los próximos cinco años, se estima que la fuerza laboral global pueda absorber alrededor de 149 millones de nuevos empleos orientados hacia la tecnología. El desarrollo de software representa la mayor parte de este pronóstico, pero también se espera que crezca la demanda de los empleos en los campos relacionados como análisis de datos, ciberseguridad, protección de la privacidad, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here