#HablemosLibres y dejemos de lado los tabúes y la vergüenza

En el marco del mes de la mujer y bajo la campaña #HablemosLibres que lleva adelante Gynoderm, la marca propagó su deseo de que las mujeres podamos hablar libres, y bajo ese concepto se contactó con diversas voces femeninas para que cuenten sus historias.

0
29

Florencia Canale, escritora, opina que “nada está regalado, nada viene de arriba, ese es el viaje de la vida. Tropiezo, pero sigo reina. La tensión entre el “deber ser” y el “querer ser”, no se termina nunca, pero ser libres, es poder pensar y no someterse a otro”. Puli Demaría, DJ, afirma “las mujeres hoy tenemos un lugar en un mundo que antes no era ni pensado. Nos aceptan y nos toman como colegas, es algo espectacular. Me animé a ir por más y a disfrutar de la vida”, mientras que Mami Albañil, influencer, declaró “dejé atrás un montón de cosas que antes me tenían estructurada en una vida perfecta. Hoy soy albañil, lo llevé siempre adentro. De chica no sabía bien que quería hacer pero fui buscando entre emprendimientos que no me hacían feliz, hasta que me pude salir de ese lugar. Hay que hacer lo que a uno le hace bien”.

En este sentido, la ginecóloga infanto juvenil Vilma ROSCISZEWSKI (@ginecoyvos) se sumó al debate y habló sobre algunos de los temas que generalmente son tabú entre las mujeres y que por vergüenza no son tratados, lo que puede dar lugar a otras complicaciones:

Higiene íntima“¿Cómo se debe higienizar la vulva?” Pocos se atreven a preguntar esto, pero lo cierto es que una mala limpieza puede llevar a infecciones urinarias o micosis. Y más importante aún, es que esta zona debe mantenerse higienizada en todas las edades. Entonces, es clave aprender a hablar estas cuestiones sin barreras de por medio, para cuidar a nuestro organismo por sobre todas las cosas. En este sentido, se debe limpiar la zona perineal de adelante hacia atrás para no contaminar la vagina con gérmenes del ano. No se debe utilizar el bidet y es muy importante el uso de un buen jabón con ácido láctico que garantiza conservar el pH de la flora vaginal. Por último, hay que tener en cuenta que después de las relaciones sexuales se debería orinar para evitar y prevenir las infecciones urinarias.

Menstruación – “¿Se puede utilizar la copita menstrual o el tampón si aún no tuve relaciones sexuales? ¿Se me romperá el himen? ¿Pierdo la virginidad?” Muchas son las que sienten pudor al hablar sobre sus períodos menstruales y por esto dejan de consultar al especialista dudas o posibles patologías, los cuidados higiénicos dentro del periodo y los métodos que cada una encuentra más efectivos para el sangrado. Sin embargo, a través de una comunicación sin restricciones, se pueden resolver múltiples dudas que nos sobrepasan a las mujeres. La respuesta a todo esto es ¡si! Se puede usar tanto la copita como los tampones y ninguno de estos métodos romperán el himen ¡seamos libres y vivamos sin miedo!

La vulva – “¿la mía es normal? Siento que tengo un labio diferente” Aproximadamente el 90% de las mujeres se han sentido cohibidas alguna vez por su apariencia genital, culpa de las imágenes que propagan las revistas para adultos y sitios web.  Éstas son editadas para una apariencia deseable, creando una imagen poco realista de cómo se ven las partes femeninas. Por lo tanto, muchas niñas y mujeres no saben qué es lo que se puede considerar normal y qué no, y dejan de consultar ante una posible patología o incluso, se asustan y sienten mal por pensar que pueden ser “las diferentes”. Por eso es muy importante dejar de guiarse por lo que la industria pornográfica impone y aceptarnos a nosotras mismas. No existe un modelo genital “a seguir”, y en el caso de detectar alguna apariencia extraña, siempre se aconseja consultar a un especialista para que descarte cualquier tipo de complicación.

Dolor durante las relaciones – ¿estoy haciendo algo mal? Muchas mujeres sienten que están haciendo algo “mal” al sentir dolor durante las relaciones sexuales y esta problemática se traslada al punto de que se sienten culpables. Sin embargo, por mera biología, necesitamos un tiempo de preparación antes de la penetración, al menos entre 15 y 20 minutos para que nuestra pelvis esté llena de sangre y que fluya la dilatación. Entonces a veces si no nos damos todos esos momentos, no se genera la lubricación necesaria y pueden sentirse molestias.

Menopausia: Estoy en la menopausia y tengo sequedad en el momento de tener relaciones sexuales ¿es normal?” Es común que, al entrar en menopausia, por el déficit de estrógenos, se perciba sequedad vaginal, y eso, si nos animamos a hablarlo, tiene solución: hay cremas y lubricantes especiales que pueden ayudarnos a vivir una experiencia totalmente plena y placentera, como debe ser.

Dejemos fuera los tabúes, barramos la vergüenza y #HablemosLibres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here