ELI, el primer muñeco con dispositivo auditivo

Una iniciativa más de Casita de Muñecas para promover la visibilización de lo diverso y a su vez la concientización sobre los síntomas en la detección temprana de la sordera. Hace unos días fue presentado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

0

Casita de Muñecas sigue promoviendo acciones que promueven el juego inclusivo y plural. Ahora con ELI, un muñeco con apariencia real con dispositivo auditivo.  Hace dos años atrás la marca había presentado Oli, la primera muñeca con síndrome de down con el apoyo de ASDRA (Asociación Síndrome de Down de la República Argentina).

El nuevo modelo cuenta con el respaldo de dos Fundaciones de gran prestigio como la Fundación FANDA y la Fundación ARAUZ, y el auspicio de la Facultad de Medicina de la UBA, Copidis, la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires y la Cámara argentina del Juguete.

«Nuestro compromiso con la sociedad surge desde nuestros inicios, tenemos la convicción de que podemos aportar nuestro granito de arena por una sociedad más inclusiva desde el juego en la infancia. Por eso recientemente presentamos a Eli con el respaldo de las reconocidas fundaciones Fanda y Arauz, dos referentes en la temática de la sordera», expresaba a Lado H Federico Galanterni, Fundador y Director de Casita de Muñecas.

“Nos enorgullece poder presentar a Eli, nos parece sumamente importante que el juego inclusivo tenga el lugar que se merece, desde nuestro lugar sabemos que estamos aportando nuestro granito de arena para que eso suceda», agregaba. “A la vez generar conciencia sobre la importancia de la detección temprana de los síntomas de la sordera es clave para el tratamiento posterior y desarrollar el máximo potencial en cada caso”.

«Nuestra intención con ELI tiene dos objetivos principales, por un lado, promover la visibilización de lo diverso desde la infancia a través de un juego plural y a su vez la concientización sobre importancia de la detección temprana de los síntomas de la sordera», comentaba Galanterni.

El desarollo

La idea surgió luego de una profunda etapa de investigación sumado al relacionamiento con profesionales referentes y con el reconocimiento de la Fundación Fanda y Arauz quienes avalaron la iniciativa y acompañaron a los directores de Casita de Muñecas a llevar adelante este nuevo modelo. 

«Siempre el mayor desafío es articular el proyecto con referentes que puedan orientarnos en el desarrollo del producto final. Un equipo de médicos especializados en hipoacusia y fonoaudiólogos guiaron cada detalle del dispositivo y trabajaron de manera conjunta con el equipo de diseño de la marca. Lo hicimos con respeto, dedicación y cuidado por los detalles», compartía el vocero.

Parte de lo recaudado se dona a la fundación Fanda. «Creemos que es parte de nuestra responsabilidad social hacerlo de este modo», planteaba el ejecutivo. «Es importante que los infantes tengan contacto con este tipo de propuestas desde temprana edad. Creemos que construye diversidad desde el juego entre niños y niñas en sus primeros años. Enriquece a través de conectarse con lo diferente en la temprana edad», concluía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here