Día del Medioambiente: las expresiones ‘‘verdes’’ más utilizadas

Los expertos en lingüística de la aplicación de aprendizaje de idiomas Babbel recopilaron algunos de los neologismos que mejor describen la nueva relación entre las personas y el medioambiente.

0

En todo el mundo, la conciencia por la protección del medio ambiente aumenta constantemente. Combatir el cambio climático se ha convertido en una prioridad social y empresas, instituciones y consumidores han comenzado a adoptar hábitos más responsables. La mayor conciencia ambiental también ha llevado a la creación de nuevos vocablos en diversos idiomas. Por eso, con ocasión del Día del Medioambiente, que se celebra el 5 de junio, los expertos de Babbel, la aplicación de aprendizaje de idiomas, han recopilado algunos de los nuevos términos que mejor describen la búsqueda de las personas por un estilo de vida más sostenible.

Una vida más sustentable y ecológicamente responsable

A medida que aumenta la conciencia de que debemos preservar los recursos naturales, las personas han comenzado a incorporar hábitos y acciones en pos de un estilo de vida sostenible. Algunas de las palabras que definen ese cambio son:

Ungardening: consiste en evitar el uso de pesticidas tóxicos en los jardines, tendencia que ha ganado gran popularidad en Estados Unidos.

Slow Fashion: es el opuesto de fast fashion y se trata de una decisión deliberada por parte de los consumidores de comprar menos ropa, invirtiendo en prendas de alta calidad que duren más tiempo.

Wish-cycling: indica la práctica de desechar objetos en el contenedor de reciclaje sin tener la certeza de que vayan a poder ser efectivamente recuperados. Aunque la intención es buena, esta costumbre debe evitarse, ya que pone en peligro a todo el proceso de reciclaje.

Las expresiones ‘‘verdes’’ más utilizadas por empresas

Las empresas e instituciones han ido incorporando palabras nuevas que pretenden describir sus comportamientos y objetivos orientados a la responsabilidad medioambiental. Entre las más utilizadas se destacan:

Green design: refiere al diseño de productos, servicios, edificios o experiencias con sensibilidad hacia las cuestiones ambientales y que ofrecen mayor eficiencia y eficacia en cuanto al uso de energía y materiales.

Zero waste: propuesta que intenta maximizar el reciclaje, minimizar los residuos, reducir el consumo y garantizar que los productos se diseñen para ser reutilizados, reparados o reciclados.

Net zero: refiere a “cero emisiones netas” y significa que la cantidad de dióxido de carbono liberado a la atmósfera por las actividades de una empresa se equilibra con una cantidad equivalente suprimida. 

Geoengineering: se usa para indicar proyectos de gran escala que tienen el objetivo de ralentizar o revertir los efectos del cambio climático. Refiere a cualquier intento de reequilibrar el clima de la Tierra mediante una acción humana dirigida al suelo, los océanos o la atmósfera.

Green Finance: las “finanzas verdes” comprenden un grupo de productos financieros (acciones, fondos de inversión, seguros y demás) ligados a actividades económicas que intentan unir los beneficios con el respeto al medio ambiente y a la equidad social.

Upcycling: consiste en utilizar materiales reciclables para crear productos con un valor mayor que el del material original, trasformando los residuos en objetos de valor.

Otras palabras alrededor del mundo que muestran la relación de las personas con el medioambiente
En distintos idiomas hallamos palabras que indican el deseo, cada vez más extendido, de redescubrir un vínculo genuino con el planeta. Unas de las más curiosas, generalmente intraducibles a otros idiomas que no sean el propio, son:

Gökotta: palabra sueca intraducible que literalmente significa “levantarse al amanecer para salir a escuchar el canto de los pájaros”. Generalmente se emplea para indicar la necesidad de encontrar tiempo para disfrutar de la naturaleza.

Solastalgia: neologismo acuñado por el filósofo australiano Glenn Albrecht para indicar la sensación de desolación que las personas tienen, de forma consciente o inconsciente, cuando su entorno se modifica notablemente a causa del cambio climático. Es una combinación del latín sōlācium (consuelo) y de la raíz griega algia (dolor).

Bergdenken: este término alemán, cuya traducción literal sería “pensamiento de montaña”, fue acuñado por la académica Helga Peskoller para indicar el fuerte deseo de encontrarse entre montañas, sobre todo cuando se está inmerso en el caos de la ciudad.

Plastbanta: este neologismo sueco se traduce como “dieta del plástico” e indica el creciente interés de las personas por evitar el uso de ese material tan difícil de eliminar.

Vliegschaamte (vlieg = vuelo + schaamte = vergüenza) yTreintrots (trein = tren + trots = orgullo): dos palabras holandesas que hacen referencia a la movilidad sostenible. Vliegschaamte indica la vergüenza de tomar un avión, mientras que treintrots se refiere al orgullo de quien elige viajar en tren.

En lo que respecta a la cuestión medioambiental, la lengua está en continua evolución, no solo para describir, sino también para forjar el cambio. Si, por ejemplo, somos capaces de definir estilos de vida de bajo impacto ambiental, estamos haciendo de embajadores por la causa. La fuerza del idioma en continua evolución se encuentra precisamente en el hecho de que nos permite comunicar el cambio e influir en nuestra forma de pensar y en la de los demás”, afirmó Sara Grippo, redactora sénior de Babbel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here