Cervecería y Maltería Quilmes anunció su meta hacia la carbono neutralidad 

La compañía midió su huella de carbono y lleva a cabo un plan para reducirla, compensarla y alcanzar la carbono neutralidad. Además, trabajará junto a su cadena de valor, que va desde la semilla hasta la botella y la integran más de 130.000 personas, para acompañarla hacia su descarbonización.

0

Cervecería y Maltería Quilmes anunció su camino a la carbono neutralidad a 2040 para el cual debe reducir al máximo posible las emisiones de dióxido de carbono de toda su operación y su cadena de valor y, a su vez, neutralizar las emisiones residuales a través de proyectos que ayuden a compensar sus emisiones de carbono.  

La crisis climática es un hecho. En 2021, por séptimo año consecutivo, la temperatura media mundial superó los niveles preindustriales en más de 1.1 grados y las concentraciones de gases de efecto invernadero continúan en alza. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 67% de las emisiones de estos gases están asociadas a una forma de vida y de consumo, por lo que la transformación de hábitos y formas de producir es central para mitigar el cambio climático. 

“Como hace 131 años seguimos apostando por el desarrollo económico y social de la Argentina. Asumir la meta de ser carbono neutral traerá aparejado desarrollo en nuevas tecnologías, inversiones, trabajo, lo que nos permite demostrar una vez más, nuestra visión de largo plazo en el país y lograr que las personas y el planeta prosperen juntos ”, señaló Martin Ticinese, presidente de Cervecería y Maltería Quilmes. 

La compañía anunció su plan de descarbonización a través de un evento en la Usina del Arte, en la Ciudad de Buenos Aires, que contó con un panel conformado por diferentes referentes en la temática: Inés Camilloni, climatóloga e investigadora del Centro de Investigaciones del Mar y de la Atmósfera; María Eugenia Di Paola, coordinadora del programa de Ambiente y Desarrollo Sostenible del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo; Emiliano Ezcurra, director ejecutivo Banco de Bosques; y Chary Alberti, artista y fundador de R21 para una Latinoamérica Sustentable. También estuvo presente Cecilia Nicolini, Secretaria de Cambio Climático, Desarrollo Sostenible e Innovación de la Nación.

Fue un evento planificado desde el triple impacto, articulado con proveedores como Pura Tierra que elaboró alimentos con productos autóctonos originarios de estación y Red Solidaria que retiró la comida sin consumir para donar a comedores. Toda la cartelería fue de material biodegradable y se compensará la huella de carbono del evento con una plantación de árboles nativos junto a la Asociación de Amigos de la Patagonia. Adicionalmente, junto a The Carbon Sink, la compañía desarrolló una calculadora de huella de carbono para quien quiera medir el impacto de sus emisiones, https://thecarbonsink.com/cerveceriaymalteriaquilmes/.  

“Sabemos que tenemos una gran responsabilidad, pero elegimos verla como una gran oportunidad ya que somos parte de este desafío y la buena noticia es que somos parte de la solución, porque de nosotros depende encontrar nuevas y mejores maneras de hacer las cosas”, agregó Ticinese.

¿Qué significa ser carbono neutral?

El dióxido de carbono es el responsable del 75% de la concentración de gases de efecto invernadero (GEIs) en el mundo, que retienen el calor en la atmósfera produciendo un aumento en la temperatura de la Tierra. Estos gases provienen de distintas fuentes: la combustión, el transporte, la generación de energía, entre otros. La absorción de los GEIs se logra a través de sumideros de carbono, que son sistemas naturales o artificiales que absorben más carbono del que emiten. Los principales sumideros naturales son el suelo, los bosques y los océanos, que asimilan el carbono atmosférico y lo transforman en oxígeno, con lo que contribuyen a reducir la cantidad de dióxido de carbono. 

Para lograr la neutralidad, se debe analizar la huella de carbono y modificar hábitos en toda la cadena de valor de una compañía, para alcanzar un equilibrio entre la emisión y la absorción del carbono. 

Pasado, presente y futuro: el plan de Cervecería y Maltería Quilmes

En los últimos años la compañía viene dando importantes pasos hacia la neutralidad en carbono, por medio de una gestión de triple impacto transversal a cada área, siguiendo los lineamientos ASG: ambiente, social y gobernanza.

“Poder anunciar hoy nuestra meta de ser carbono neutral solo es posible gracias al trabajo consistente y colaborativo que venimos haciendo hace muchos años. Como responsable del crecimiento inclusivo de la compañía, me llena de orgullo poder trabajar para colaborar en el futuro del planeta, que como consecuencia, es el futuro de los argentinos”, agrega Vanesa Vázquez, gerenta de Crecimiento Inclusivo y Sustentabilidad.

Desde 2020, la compañía utiliza 100% energía eléctrica renovable generada en el Parque Eólico Budweiser en Achiras, Córdoba, lo que le permitió reducir un 25% sus emisiones de carbono. Promueve además, la eficiencia energética en toda su operación y cadena de valor. Gracias a este trabajo logró reducir un 27% las emisiones. Impulsa junto a más de 1.200 productores agropecuarios buenas prácticas agronómicas bajas en carbono, como la agricultura regenerativa y orgánica, innovando a través del desarrollo de nuevas variedades de cebada con adaptación al cambio climático que permiten reducir el consumo de energía y agua en su Maltería Verde. Estas variedades además de tener una performance diferente que necesitan menos agua y resisten mejor los vientos, usan menos agua para el remojo y en consecuencia menos energía.

En 2017 reconvirtió su Maltería en Tres Arroyos e inauguró la primera Maltería Verde de Argentina, que cuenta con tecnología basada en el paradigma de la Economía Circular: con reutilización del 100% de subproductos, con eficiencia energética y agua, con creación de una reserva natural dentro de la maltería para preservar la flora nativa.

Llegando a cada rincón de país, con una logística cada vez más sustentable con mayor eficiencia de recorridos y rutas, aplicación de nuevas tecnologías, aumento de capacidad productiva en regiones donde existe una mayor demanda, vehículos eléctricos y camiones ultralivianos. Sumar tecnología, innovación y pasión con el objetivo de reducir un 25% las emisiones de C02 en las operaciones logísticas.

Acelerando la circularidad de envases con soluciones digitales y una logística sustentable para fomentar la retornabilidad.  Un envase retornable se reutiliza 29 veces, lo que permite reducir a una tercera parte la emisión de carbono respecto a uno no retornable. Esto equivale a las emisiones de un viaje en auto de 1.900 km. (distancia aproximada desde Buenos Aires a Jujuy). 

Con iniciativas de reforestación, co-creando Sumá Nativas, una iniciativa de restauración de biodiversidad en Potrerillos, Mendoza y siendo parte del primer Fondo de Agua del país para contribuir a la seguridad hídrica de Mendoza a través de iniciativas basadas en la naturaleza.

“Nuestro negocio está estrechamente vinculado con la naturaleza: los ingredientes principales de la cerveza nacen en el campo, necesitamos materias primas para fabricar envases y utilizamos energía para elaborar, transportar y refrigerar nuestros productos. Estamos ante uno de los mayores desafíos de innovación que haya enfrentado jamás la humanidad”, afirmó Martín Ticinese y agregó: “vamos a trabajar en junto a nuestros equipos, a otras compañías, a la ciencia, el tercer sector, el sector público, toda nuestra cadena de valor y los consumidores a través de nuestras marcas para encontrar soluciones colectivas locales de escala global”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here