Argentina ya cuenta con cupo laboral trans en el sector público nacional

0
98

En el día de la fecha se hizo oficial este decreto cuyo objetivo es garantizar la igualdad real de oportunidades ya que el sector público deberá contar con un «piso no inferior al 1%» de representación trans, travesti y transgénero en la totalidad de cargos a personas que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo.

Según la normativa, para garantizar que el cupo se cumpla «se deberán establecer reservas de puestos de trabajo a ser ocupados exclusivamente por personas travestis, transexuales o transgénero» hayan o no efectuado la rectificación registral del sexo y el cambio de nombre de pila e imagen. Esto apunta a que tengan derechos a condiciones equitativas sin discriminación por motivos de identidad de género o su expresión.

También aseguraron que el requisito de terminalidad educativa no podrá obstaculizar el ingreso y permanencia, por lo que si las personas que aplican para estos puestos no completaron su educación, se permitirá su ingreso con la condición de cursar el o los niveles educativos faltantes y finalizarlos.

Elizabeth Gómez Alcorta, funcionaria a cargo del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, aseguró que esta medida «responde a las demandas de uno de los sectores más postergados de nuestra sociedad».

Es sabido que la expectativa de vida de las personas trans es de 35 años debido a que son expulsadas de sus familias y/o lugares de pertenencia, sufren discriminación en ámbitos educativos y laborales y, al menos, el 85% se dedica a la prostitución o sobrevive con «changas» o trabajos informales.

Esta información fue tomada del estudio que recientemente realizaron la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de la Argentina (ATTTA) y la Fundación Huésped. Allí se analiza el acceso a la salud, la vivienda, la educación y el trabajo que tienen las personas que cambian de género.

El estudio reveló que 7 de cada 10 personas se atienden en el sistema público de salud, ámbito en el que 8 de cada 10 sufrieron situaciones de discriminación debido a su identidad antes de la sanción de la ley de Identidad de Género.

En cuanto a la educación, «la deserción es alta» ya que 6 de cada 10 mujeres y 7 de cada 10 hombres trans abandonaron en el nivel secundario. Lamentablemente, la mitad de las personas encuestadas refirieron que el motivo fue la discriminación sufrida por su identidad de género.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here