UNA FOTO, UNA HISTORIA

ESPERANDO LA PAZ

ESPERANDO LA PAZ

Dos madres, las dos caras de la moneda y un mismo deseo

Nací en Israel donde crecí y viví la mayor parte de mi vida. Desde hace algunos años vivo en el extranjero con mi familia (marido y tres hijos) debido a las reubicaciones de trabajo. A principios de julio, Israel se involucró una vez más en un trágico y sangriento conflicto con el pueblo palestino en Gaza, o más precisamente, Con su liderazgo, el movimiento terrorista Hamas. El Estado de Israel, establecido en 1948, se encuentra en el corazón de Oriente Medio, una de las arias geopolíticas más complejas de la tierra. Se trata de dos relatos de dos personas, los judíos y los palestinos, cada uno de los cuales reivindica sus derechos históricos y sus raíces en una pequeña porción de tierra. Minúscula (unos 30.000 kilómetros cuadrados), pero que encierra en su corazón y vientre miles de años de testimonio arqueológico, histórico y religioso de las diferentes personas que lo gobernaron y construyeron. Ha servido de cuna y punto de cruce a las tres religiones monoteístas Durante casi siete décadas de historia moderna como Estado, Israel ha conocido numerosas guerras y conflictos con sus vecinos, alternando con conversaciones y acuerdos de paz. Miles de madres de ambos lados están criando a generaciones de niños, navegando a lo largo de la vida, arriba y abajo olas de esperanza y desesperación. Lágrimas de dolor y tristeza, lágrimas de amor y esperanza son un denominador común en todas las miradas de las madres. Las dos palabras en hebreo y árabe en las fotos significan "esperar ..."