SER SUSTENTABLE

¿Cómo ahorrar energía en una vivienda?

¿Cómo ahorrar energía en una vivienda?

Con motivo del Día Mundial del Ahorro de Energía hablamos de cómo mejorar la eficiencia energética.

En el marco del Día Mundial del Ahorro de Energía, que se celebra todos los 21 de octubre, descubrí qué clase de ahorrador energético sos y qué podés hacer para consumir menos energía en tu casa y a su vez cuidar el medio ambiente.

Según la Asociación Nacional de Industrias de Materiales Aislantes (ANDIMA) se pueden identificar tres perfiles de Ahorro Energético Hogareño, que pueden empezar a implementarse desde hoy mismo. Además, se describe el camino que hay que seguir para convertirse en un ahorrador Clase A, que es donde todos deberíamos ir para consumir energía de forma eficiente.

Ahorro Clase Ces el más básico y se logra desenchufando los equipos eléctricos de un hogar. Para este ahorro no hace falta gastar ni un solo peso.

La energía más barata es la que no se consume. Y hay algo muy simple que todos podemos hacer en nuestras casas sin gastar un solo peso, que es desconectar los equipos eléctricos. ¿Sabías que el 25% de la energía que se consume en los hogares es por artefactos eléctricos? ¿Y que los aparatos que quedan en modo “espera” o stand-by pueden alcanzar hasta un 20% del consumo total de energía en tu casa?

Por este motivo es fundamental empezar a desenchufar las cosas.

Los equipos que vale la pena desenchufar son:

  • Microondas: pueden consumir hasta cuatro vatios por hora. Incluso, pueden consumir el doble si se deja la puerta abierta.
  • Computadoras: quizá muchos hayan escuchado que lo mejor es siempre utilizar la notebook enchufada para que la batería dure más. Esto no sólo es un mito sino que aumenta el consumo de energía. Una vez que el cargador se llenó, es recomendable desenchufarlo de la corriente eléctrica.
  • Consolas de juegos: es poco común que desconectemos la Play Station, la Wii o la Xbox. Deberíamos acostumbrarnos a hacerlo, ya que cuando queda con la luz roja prendida consume más de 23 vatios por hora.
  • Televisores: sin lugar a dudas, deben ser muy pocas las personas que desenchufan los televisores en su casa, ya que para eso está el control remoto. Por suerte, las pantallas LED consumen mucho menos que las antiguas TVs de tubo.
  • Decodificadores: casi nadie desconecta el decodificador digital o HD de su casa porque muchos de ellos requieren de un tiempo para volver a arrancar. Sin embargo, estos equipos son verdaderos consumidores de energía, ya que pueden llegar a superar los 40 vatios por hora.
  • Equipos remotos: por supuesto que lo más recomendable, para empezar, es desconectar siempre aquellos equipos eléctricos que no se usan permanentemente, como las impresoras, equipos de música o de DVD, además de los pequeños electro de la cocina como tostadoras, batidoras, licuadoras, entre otros.

En segundo lugar, está el Ahorro Clase B, que implica cambiar las lamparitas de la casa por LED y comprar tecnología eficiente energéticamente.

Si ya se desenchufan los aparatos eléctricos de la casa, se está listo para convertirse en un ahorrador Clase B. Para dar este paso se necesita realizar cierta inversión. Pero no hay que preocuparse, porque impactará más que positivamente en las próximas facturas de luz.

Lo primero que se debe hacer para estar en esta clase de ahorrador energético es cambiar las lámparas de la casa por LED. Hoy se pueden encontrar luces LED para todo tipo de apliques.

El segundo paso dentro de esta categoría es pensar en la tecnología y los equipos eléctricos para una casa. Seguramente, si se compraron hace varios años, no están clasificados por la categoría de eficiencia energética que les corresponde. Hoy, esto es muy sencillo. Cada vez que se compra un artefacto eléctrico, desde una tostadora, hasta una TV, o un aire acondicionado, estos deben ser exclusivamente de Clase A (puede ser A-, A o A+). Solo con estos dos cambios ya se estaría consumiendo un 9% menos de energía de la casa, cifra que se podría duplicar si incorporamos artefactos eficientes de generación de agua caliente sanitaria o sistemas de captación de energía solar. 

Y, por último, pero el más eficiente tanto en ahorro, costo, confort y durabilidad, es el perfil de Ahorro Clase A, que se alcanza con la aislación térmica eficiente en una casa.

Es el primer paso que se debería dar, si realmente se quiere ahorrar energía y cuidar el medio ambiente. Se trata de aislar térmicamente la casa o departamento, ya que con esto se logra ahorrar hasta un 35% en el consumo de energía y hasta un 70% en las facturas de gas y/o luz, consumidos para climatización de los ambientes.

Cuando se quiere calentar la casa en invierno o enfriar los ambientes en verano es cuando más energía se consume. La aislación térmica eficiente permite consumir menos energía y lograr un mejor confort.

La aislación térmica eficiente de una construcción es como la “tercera piel” de la persona, después de la piel y la ropa, ya que permite aislar de la intemperie y que no se pierda el calor o el frío del hogar, prolongando la temperatura del ambiente. Lo más interesante de la aislación térmica eficiente es que no sólo es para construcciones nuevas, sino que también puede hacerse en casas y construcciones ya existentes.

Construir con aislación térmica eficiente, define el resto de las decisiones de compra de artefactos para climatización, ya que tener una casa aislada térmicamente no necesita la misma cantidad de artefactos para calefaccionar o enfriar que una casa que no está aislada térmicamente.

Si bien el tipo de material de aislación – Lana de Vidrio, EPS (Poliestireno Expandido) o Poliuretano- estará a cargo del especialista o profesional con el que se haga la obra, lo fundamental es entender que haciendo esto se podrá ser un ahorrador de energía Clase A, que es a donde todos deberíamos ir más temprano que tarde.