POR EL MUNDO

El BID seleccionó a Posibl. como máxima innovación en industrias creativas e impacto social de Latinoamérica

El BID seleccionó a Posibl. como máxima innovación en industrias creativas e impacto social de Latinoamérica
La organización financiera lanzó un e-book para darle visibilidad a talentos creativos de la región.

 

El libro editado por el Banco Interamericano de Desarrollo se llama “Economía Naranja: Innovaciones que no sabías que eran de América Latina y el Caribe”  y allí destaca a Posibl., máximo referente en campañas e iniciativas de impacto social en Latinoamérica, como una de las empresas más destacadas en innovación de la región y se puede descargar en este link >> http://Iad.bg/nJ2130dBir8
El e-book documenta 50 iniciativas innovadoras en las industrias culturales y creativas de 12 países de la región, donde Argentina participa con 5 proyectos seleccionados, entre los cuales Posibl. figura como emprendimiento nacional de alcance global.

 

A partir de este reconocimiento, entrevistamos a Martín Parlato, CEO de Posibl., para conocer más sobre su trabajo y las actividades que realiza la compañía.

¿Cómo nació Posibl. y con qué propósito?

Es una compañía multimedia que se dedica a producir y destribuir contenidos con impacto social alrededor del mundo.
​Nació como un concepto de red social en el que distintas organizaciones y personas pudieran ayudarse entre sí para poder contar distintas iniciativas y llevarlas a cabo. La evolución de la compañía y su crecimiento nos llevó a este nuevo modelo que está escalando hace años.

¿Cuál fue la primera iniciativa que nació desde Posibl y qué respuesta tuvieron?

Una de las primeras iniciativas fue la de un estudiante salvadoreño que quería publicar su propio libro  y había emigrado a Nueva York desde un origen muy humilde. Una fundación lo ayudó a contactarse con empresas editoriales, pudo cumplir su objetivo y hoy él fundó una compañía editorial que publica los libros de otros.

¿Cómo lograban estos encuentros? 

Teníamos una plataforma colaborativa con diferentes mecanismos de ayuda y al cabo de un año ya habíamos cumplido iniciativas en los cinco continentes, se habían sumado cientos de fundaciones y eso permitió que el proyecto fuera escalando a nivel alianzas, partners y distintos formatos. Así Posibl se transformó en una compañía multimedia.

¿Cómo se dio esa transformación?

Fue muy intenso, nos tuvimos que "desenamorar" de nuestra idea original para darle lugar a estos cambios. Entendimos que para que el modelo siga traccionando, eran necesarios esos cambios y lo tomamos como un proceso de muchísimo aprendizaje. Trabajamos mucho con los usuarios y los partners para llegar a este punto en donde sentimos que podemos generar el mayor impacto posible.

Uno de los trabajos más reconocidos de Posibl., al menos en nuestro país, fue el gran trabajo que hicieron con el documental sobre la yerba mate y el trabajo infantil. ¿Qué avances hubo desde que dieron a conocer este tema?

Sí, hubo avances muy positivos. Cuando comenzamos a producir el documental, la peticion para abolir el trabajo infantil en esa industria con un posible proyecto de ley que estaba impulsando la ONG "Un Sueño Para Misiones" tenía algunos miles de firmas. Luego del documental, hicimos un gran trabajo de amplificación mediante alianzas con los partners para que el proyecto se visibilice, se sumaron cientos de influencers y celebridades y superamos las 75.000 firmas. ¡Llegamos a más de 60.000.000 de personas alrededor del mundo! Nos publicaron en más de 160 artículos periodísticos, nos convocó el Papa Francisco a una cumbre del Vaticano en donde explicábamos las problemáticas que trae el trabajo esclavo y la extrema pobreza que se vive en esos lugares y, a la par, lo proyectamos en la Cámara de Diputados, en el Congreso.
El proyecto de ley acaba de ingresar al recinto para empezar a ser tratado en comisión. 

Tenemos la esperanza de que en algún momento de este año o el próximo podamos decir que se erradicó el trabajo infantil, por lo menos desde la ley.

 

Con respecto al reconocimiento del BID, ¿qué es la "economía naranja" y qué significa para vos esta mención?

La economía naranja tiene que ver con temas de arte, diseño, creatividad, artes gráficas y visuales, entre otras. Creo que se habla de habilidades blandas y ver cómo a través de la innovación y la creatividad, o de los valores reflejados en estas iniciativas, nosotros podemos transformar realidades. Para nosotros fue un honor que el BID nos reconozca como una de las 5 empresas de medios más innovadoras de la región porque eso es parte del resultado de un esfuerzo enorme que venimos haciendo desde los casi cinco años que existimos. Es una economía que emplea a cientos de personas directa o indirectamente, incluso más que la economía automotriz. Mueve millones en Latinoamérica y obviamente está en plena expansión.

¿En qué proyectos están trabajando actualmente?

Estamos haciendo cuatro documentales, tres miniseries, varias campañas, dos eventos...La verdad es que tenemos una agenda bastante movida que toca distintas temáticas de impacto social.

Hay un trabajo específico que ustedes hacen en Mozambique, contanos cómo surge esa iniciativa...

Mozambique es una de las regiones más empobrecidas y más desiguales de África. El 70% de la población tiene HIV, tuberculosis, analfabetismo y no tienen acceso al agua. La verdad es que nos conmueve y conocimos la historia de un grupo de voluntarios que iban a ir para construir aulas una vez por año, con muchísimo esfuerzo, y tomamos la decisión de sumarnos para impulsar temas de educación junto a uno de nuestros partners y junto a History Channel, con quienes distribuímos este documental para 50.000.000 de personas. Eso nos permitió que tanto este documentar como el de trabajo infantil llegaran a exhibirse en Cannes y que este proyecto hoy lleve construído 34 aulas y pueda darle educación a un montón de chicos en África.  

En varios trabajos de Posibl sos la cara visible que ayuda a contar muchas de esas iniciativas, ¿cómo fue esa decisión?

En muchas de las iniciativas no estoy al frente pero yo básicamente lo decido dependiendo del partner que tenemos, la necesidad de la campaña, etc. Muchas campañas están impulsadas por nosotros así que elegimos en cuáles participamos como protagonistas y en cuáles no. Son más en las que no participamos como protagonistas de la historia que las que sí (risas).