PERSONAS QUE INSPIRAN

Cómo los videojuegos le cambiaron la vida a un joven de la Villa 1-11-14

Cómo los videojuegos le cambiaron la vida a un joven de la Villa 1-11-14

La vida de Daniel Simons dio un giro a raíz del arte interactivo.

De una difícil infancia en la Villa 1-11-14 del Bajo Flores, su pasión por el gaming lo llevó a fundar el estudio Dalesi y al exitoso lanzamiento de su primer juego, Bildo. Y mientras espera su secuela, Guardianes de Nibiru, la trama se expande al otro lado de la pantalla en el marco de un proyecto que abarca diversos formatos.

Ahora ubicada en el Centro Metropolitano de Diseño de Barracas, la aventura de Simons pretende incluir una escuela de programación (Simons es la cara visible de la iniciativa de un colega), talleres de creación de juegos, películas, libros, cómics y más conferencias, como la que ofreció en Da Vinci durante la realización del evento Bit Bang Fest: Videojuegos. Estudió para desarrollador de videojuegos con estudios en la Escuela Da Vinci, 

“Nuestra idea original era crear un universo transmedia, basado en mensajes emocionales. Arrancamos con Bildo, seguimos con un libro digital y la secuela basada en el libro”, explica Simons. Y añade: “Presentaremos el juego a fines de octubre en un evento, junto con un documental”.

El joven emprendedor afirma que quiere mostrar cómo fue la experiencia de creación de Guardianes y, especialmente, cómo es producir un juego en la Argentina. “Surgieron momentos muy buenos de sinergia en nuestras reuniones semanales con los directores de cada área. Se vieron las cosas que nos unen. Decidimos mostrar eso en el documental, porque es algo hermoso que está oculto en el desarrollo de videojuegos”, asegura.

Dalesi tiene la capacidad de emprender este tipo de proyectos gracias a la difusión que obtuvo a raíz de Bildo. Su fundador aclara: “Si bien el equipo creció de forma gradual, hubo un aumento inmediato en el número de directores. Tomamos gente para algo muy ambicioso, pero que representa una inversión a futuro y buenas recompensas”.

El joven de Bajo Flores anuncia: “La suma del desarrollo, la experiencia y el producto final, incluyendo lo transmedia, hace que se salven vidas. Tanto el desarrollo de juegos como pertenecer a Dalesi significa un cambio de vida, invertirla en un producto que pueda modificar la vida de los demás. Deseo que nuestro estudio le cumpla el sueño a las personas que quieren dedicarse a la industria de los videojuegos en el país.”

“Queremos seguir expandiéndonos, hacer más productos y tener una base de propiedad intelectual en Latinoamérica que sea reconocida a nivel mundial. Vamos a sacar películas, libros, cómics… Todo lo que podamos”, concluye.