PERSONAS QUE INSPIRAN

Era adicto al trabajo y hoy se conecta con la espiritualidad y la naturaleza

Era adicto al trabajo y hoy se conecta con la espiritualidad y la naturaleza

Conocé la historia de Gabriel y sus charlas a beneficio de adultos mayores.

“Toda mi vida pensé que era un buen ejecutivo pero con el tiempo me fui dando  cuenta que en realidad era un ejecutado. Uno se distrae en la vida, uno se mete en los sistemas educativos que te forman. Formar y formatear tienen la misma raíz, te van borrando toda la sabiduría que traés a este mundo y te enseñan a cambiar tiempo por dinero. Y cuanto mejor pensás, más caro vale tú tiempo. Me di cuenta que no venimos a este mundo a aprender, sino que venimos a desaprender, a sacarnos todo lo que nos colgaron y a sentir más que a pensar”.

Gabriel Yelín fue Director y Presidente de Organización Veraz S.A., la base de datos más grande de América Latina orientada a la información comercial. Además, en el marco de la Fundación Veraz, organizó cuatro Congresos Internacionales sobre la Prevención del Fraude, declarados de Interés Nacional por el Ministerio de Justicia de la Nación. Y en el campo docente, fue ayudante en la Cátedra de Administración General en la Universidad de Buenos Aires y en la Cátedra de Ética en la Universidad Bar-Ilan.

“Siempre estudié, me capacité, iba a mi empresa, era un adicto al trabajo. La gente me preguntaba hasta cuando iba a trabajar de esa forma y yo les decía que hasta los 45 años”, recuerda Gabriel.

Y así fue: después de casi 8 años de negociaciones, vendió su empresa y la de sus padres tres días antes de cumplir los 45 como había prometido. “Hay que tener cuidado con lo que uno pone en la mente porque sucede”.

Durante su vida Gabriel jugó al fútbol y al tenis en River, en Platense, en Hacoaj y en Comunicaciones. Pero, actualmente practica tres veces por semana Taekwon-do. “El deporte es mi vida y es lo único que hace que la energía circule. No me gusta el deporte competitivo, el ser competitivo es uno de los grandes problemas que tiene la humanidad, me gusta más ser solidario”, afirma.

Charlas benéficas

Si bien armó otra empresa (dedicada al tema de la transparencia, firma digital y seguridad en Internet) realizó un giro importante en su vida: aunque no dejó de ser empresario, su vida está mucho más atravesada por la espiritualidad, la naturaleza, la meditación y el contacto con la gente. Y, además, por el estudio de la Kabbalah, una sabiduría antigua que revela cómo el universo y la vida funcionan. En un nivel literal, la palabra Kabbalah significa "recibir". Y es el estudio de cómo recibir la plenitud en nuestras vidas.

“Me interesa que cada vez más la gente se comunique y se conecte con su origen. La Kabbalah dice que somos un árbol invertido porque los árboles tienen sus raíces en la tierra y sus frutos en el cielo. Y nosotros al revés. Tenemos que aprender de ellos para ver cómo interactúan con la naturaleza. Nosotros somos naturaleza, somos seres espirituales, somos energía. Cualquier cosa que pienses, seguramente será errónea porque tu pensamiento tiene que ver con tu historia, con tu familia, con tu educación, con tu madre, con tu padre, pero no sos vos. Pero cuando sentís, sí sos vos y es tu alma que se expresa con los sentimientos”.

Si bien durante una gran parte de su vida realizó acciones solidarias, en los últimos años viene dando diferentes tipos de charlas gratuitas en las que las personas que asisten contribuyen con dinero en beneficio de “Comedores Populares Israelitas Argentinos”. “El mundo no se divide entre los malvados y los buenos. Se divide entre los egoístas y los altruistas. De tener a desprenderte”.

Algunos de los títulos de las charlas que Gabriel brindó fueron: “Lamento la mente”, “Milagro o mi logro”, “Conciencia o con ciencia”, “La energía al alcance de la mano” y “Energías sexuales”.  “Las charlas las preparo bastante mal, no suelo hacer un power point, prefiero no perder la espontaneidad. En general, todos cuentan sus experiencias, se hace un ida y vuelta muy enriquecedor con la gente, es una experiencia muy motivadora, sobre todo cuando interviene mi mujer (Daniela Kusnier) que cierra los eventos de una manera única, maravillosa. Yo me quedo cargado de una energía fabulosa y con la sensación de la tarea cumplida”.

Gabriel es Director de una compañía que fundó con otros socios. “Voy a las reuniones cuando me llaman, trato de no ir, pero cuando no queda más remedio voy”, sonríe.

En marzo de 2019 se realizará un encuentro de meditación en la naturaleza en Club Med de San Pablo (Brasil) donde Gabriel Yelín brindará sesiones de energía y estará atento para recibir consultas y compartir algunas de las experiencias que lo convirtieron de empresario a canal de energía.