PERSONAS QUE INSPIRAN

Descubrió su lugar en el cine sordo y ahora dirige su propio festival

Descubrió su lugar en el cine sordo y ahora dirige su propio festival

Conocé la historia de Federico Sykes, director del Festival de Cine Sordo en la Argentina.

 

“Yo nací sordo, fue un parto normal, no hubo ninguna enfermedad. Cuando tenía 12 o 13 años quise saber que me pasaba y mis papás me contaron que cuando tenía 9 meses comenzaron a sospechar de que era sordo porque durante una reunión familiar había una silla de metal muy dura que se cayó sola, todos se asustaron pero yo estaba tranquilo. Entonces, decidió llevarme al hospital, ahí me hicieron estudios y descubrieron que tenía hipoacusia”, cuenta Federico Sykes, 32 años, la única persona sorda recibida en el área audiovisual en el país.

 

¿Cómo fueron tus primeros años de vida con sordera? ¿Cómo te sentías?

Cuando iba al jardín, compartía con mis amigos, no me daba cuenta del tema de la comunicación, simplemente jugaba. Todo era visual, jugando, actuando. Cuando empecé la primaria descubrí el tema de la comunicación, me di cuenta que me costaba mucho comprender a la profesora, a mis compañeros. Yo fui a una escuela de oyentes, todos mis compañeros eran oyentes, mi profesora también. Ahí descubrí los problemas que me causaba la comunicación en mi vida social. Mis amigos se comunicaban entre ellos cada vez más y yo me sentía cada vez más solo, no tenía una comunicación fluida, tenía conversaciones cortas.

¿En qué momento decidiste que querías dedicarte al cine?

Durante el último año de la secundaria yo seguía jugando con la cámara, empecé a filmar videos cortos de una calidad malísima, pero me divertía. Y me acordé que cuando era chico miraba dibujos animados en la televisión y me atraían muchísimo, era increíble. Me di cuenta que a través de las pantallas podía contar historias. Entonces, me di cuenta que siempre me había gustado el cine y que podía crear videos contando una historia. De esa forma nació mi pasión por el cine.

Comenzaste a estudiar Diseño de Imagen y Sonido en la Universidad de Palermo. ¿Cómo fue la cursada? ¿Tenés alguna anécdota para compartir?

Me acuerdo del primer día clases, tenía una materia que se llamaba Taller de Sonido. Esperé hasta que terminara la clase y me acerqué al profesor y le dije, hablando oralmente, ´buenas noches, yo me llamo Federico, soy una persona sorda, pero igual vos tratame como si fuera cualquier estudiante, dame los mismos trabajos prácticos. Yo quiero que sepas sobre mi dificultad auditiva nada más´. Y me acuerdo perfectamente la cara del profesor, estaba sorprendido, parecía que nunca había conocido a una persona sorda. Un día nos mandó a hacer un trabajo práctico sobre crear música digital. Entonces, abrí el programa de edición de audio para ver las ondas, los decibeles en el gráfico, la barra de volumen, también había números, así podía ver la línea de tiempo, captaba la música gracias a la pantalla que me avisaba el tiempo, el ritmo, y la vibración de la mesa y así fui construyendo la música desde mi punto de vista, desde mi forma de sentirla y percibirla. Cuando terminé el trabajo práctico se lo entregué al profesor y al otro día se me acercó frente a todos mis compañeros y me dijo que estaba asombrado, que no lo podía creer, que el trabajo había sido original, diferente y creativo. Me felicitó y me alentó a llegar a mi objetivo.

¿En qué momento empezaste a aprender la lengua de señas y cómo fue ese aprendizaje?

Aprendí lengua de señas a los 23 años gracias a mi ex pareja, un referente en la comunidad sorda. Conocerla marcó un antes y un después en mi vida. Gracias a la lengua de señas descubrí mi lugar en el mundo. Aprendí conviviendo con mi ex pareja, me enseñaba todos los días entre 20 y 30 señas por día y así fui captando y adquiriendo.

 

En el año 2009, Federico se recibió de licenciado en Diseño de Imagen y Sonido. Fue un gran logro de su vida porque le demostró a los que le decían que no podía estudiar que había podido hacerlo. Estaba feliz. Gracias a su perseverancia, a su lucha y al apoyo de su familia había alcanzado el tan ansiado objetivo. Sin embargo, lo problemas comenzaron a la hora de empezar a buscar trabajo.

¿Qué sucedió en ese momento?

Empecé a deprimirme, me frustraba. Si yo me recibí de Diseñador de Imagen y Sonido no entendía por qué no encontraba trabajo, no podía encontrar un trabajo por ser sordo, ese fue el problema de siempre. En ese momento fui a un psicólogo para que me ayudara a aceptar la situación. Le conté que sentía que nunca iba a poder vivir libre. El especialista me dijo que me podía ayudar porque en ese momento tenía un paciente oyente que empezaba a crear una productora y organizó una reunión entre los dos para que nos conozcamos y esta persona me ofreció trabajo. Y de esa forma comencé a trabajar como asistente de producción en la productora Cacique Argentina. Y empecé a aprender cómo funcionaba ese mundo que él tanto amaba como, por ejemplo, cómo contactar a la gente, cómo armar equipos de trabajo y organizar eventos y reuniones, entre otras cosas.

 

¿Cuáles fueron tus primeros trabajos?

Empecé con spots publicitarios y documentales en donde fui aprendiendo sobre el detrás de escena, la cámara y la iluminación, entre otros temas. Hasta que un día empecé a editar videos, a poner subtítulos y conseguí otro trabajo en Access Media, una productora audiovisual de contenidos accesibles para personas sordas y ciegas que se encarga de los subtítulos, la interpretación en lengua de señas para personas sordas y audio descripción para personas ciegas.

 

¿Cómo surgió la idea de crear el Festival de Cine Sordo?

Cuando trabajé en un festival de cine enfocado a personas oyentes mi jefe me pidió que invitara a personas sordas. Ellos fueron y cuando mi jefe subió al escenario para brindar una charla, los sordos no le prestaban atención, estaban distraídos y cuando proyectaban la película tampoco, y yo no entendía qué pasaba, pero había una gran falla. Faltaban subtítulos, accesibilidad, intérpretes. Cuando terminó el festival me puse como objetivo buscar información sobre cine sordo y vi que había festivales de cine sordo en todo el mundo en países como Inglaterra, España, Alemania, Italia, Estados Unidos, menos en  la Argentina. Ahí me propuse crear un Festival de Cine Sordo en la Argentina. Entonces,  empecé a preparar el proyecto, a convocar gente para formar un equipo, fue un proceso largo de 3 años y finalmente se creó en el año 2016 en Tigre. Fueron 5000 personas durante 4 días, de distintos países, provincias, escuelas, asociaciones, fundaciones, ONGS, vecinos. Fue un éxito y me pidieron que lo repita. Fue mucho trabajo, mucho esfuerzo pero al final valió la pena.

¿Cómo te sentís siendo la única persona sorda recibida en el área audiovisual en el país? ¿Pensás que tu experiencia les puede abrir puertas a otras personas con tu discapacidad?

Fue muy fuerte y también fue un gran logro personal. Fue como un mensaje de que todo se puede. Las personas sordas me ven como un ejemplo, me empezaron a preguntar de cine, una persona sorda me dijo que yo era como un referente, esa palabra “referente” fue muy fuerte para mí. Yo no me considero una persona con discapacidad, ni discapacitada, primero pienso como Federico, ser sordo es algo más de mi vida. Federico es un cuerpo, una persona, cada parte va constituyendo mi forma de ser. Si, la palabra discapacidad es parte de mi vida pero no es mi identidad, ni es algo que me identifique.

 

 

Del 20 al 23 de septiembre se realizará la segunda edición del Festival Internacional de Cine Sordo de Argentina (FiCSor), producido por la productora audiovisual de contenidos accesibles Access Media Argentina. Se trata del primer festival de cine pensado y organizado por personas Sordas en Argentina, y la primera plataforma de exhibición de películas de temática Sorda nacionales e internacionales en el país. Su objetivo es, a través del cine, defender y reconocer los derechos sociales, culturales y lingüísticos de la comunidad Sorda. La entrada es libre y gratuita.

Este año las sedes oficiales de la 2da. edición del FiCSor serán el Palacio de las Aguas Corrientes (Riobamba 750 – CABA) y el Centro Cultural de la Memoria “Haroldo Conti” (Avda. Del Libertador 8151 – CABA).

El FiCSor es avalado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), la Red Argentina de Festivales y Muestras Audiovisuales (RAFMA). También fue declarado del Interés Cultural de la Provincia de Misiones y de la Confederación Argentina de Sordos.

Para más información:

web: http://www.accessmedia.com.ar/

Facebook: https://www.facebook.com/accessmediaargentina/

 

Email: info@ficsorcom.ar