PERSONAS QUE INSPIRAN

Apasionadas: cinco mujeres nos cuentan sus historias

Apasionadas: cinco mujeres nos cuentan sus historias

Conocé la vida de estas mujeres de distintas edades que disfrutan intensamente de la vida.

No se conocen entre sí. Son mujeres que tienen en común el hecho de poder hacer los que las apasiona, lo que las inspira en la vida. En algunos casos, esta pasión la vuelcan en el trabajo o la rutina de todos los días y en otros se plantea más como un hobby que realizan en el tiempo libre. Sin embargo, las cinco disfrutan intensamente de lo que hacen.

“Todos necesitamos disfrutar de tener vínculos sanos”

Desde hace 10 años, Samantha Paz (41) es instructora de Taekwon-do y desde hace uno forma parte del grupo de profesores de Taekwon-do Solidario, una iniciativa que creada por Patricia Garelik, quíntuple campeona mundial de esta disciplina, para llevar los principios de este deporte en forma gratuita a chicos de bajos recursos.

“Las clases son abiertas y gratuitas y en mi caso las dicto en la Rivera de Quilmes los días sábados. Se trata de transmitir los principios del Taekwon-do (cortesía integridad, perseverancia, autocontrol y espíritu indomable) que son fundamentales en la sociedad de hoy donde hay una deficiencia en la educación con valores en niños desde la primera infancia. Lo que hago es solo aportar  un granito de arena para ayudar a construir un mundo más pacífico  Esto es un salvavidas para los niños y adolescentes de menores recursos donde los índices de drogadicción y abuso son muy altos“, explica.

Samantha cuenta que el vínculo con las chicas y los chicos está planteado desde la empatía ya que colocándose en el lugar del otro, en especial de aquellos que sufren, está convencida de que es posible lograr esta tarea. “Todos necesitamos disfrutar de tener vínculos sanos y aspectos cordiales en la vida y la necesidad de creer en algo. Aprender a reconocer esas necesidades o deseos nos lleva a aprender a disfrutar de la vida. En tan sólo un año de trabajar en el comedor “Los Patoncitos” comprobé y aprendí que los niños son envases que pueden contener miedos y odios por sus malas experiencias en la vida y que con mucho amor se puede cambiar y darles posibilidad de una realidad diferente “.

“Escribir es un don que nos regala la vida”

Mirta Torrez (44) comenzó a escribir en el año 2009 en un foro español llamado "El Rincón de la Novela Romántica. “En realidad mis primeros escritos fueron una forma de hacer catarsis, de transformar situaciones negativas en positivas”, dice.

Desde chica a Mirta le apasionan la literatura y la historia. De hecho, cuenta, cursó dos años del Profesorado en Historia en la ciudad de Dolores, en la provincia de Buenos Aires. A partir de ese momento pudo comenzar a convertir sus escritos iniciales en novelas. De esa forma dio a luz  a “Mariana…siempre Mariana” y a “Martín Ríos, un amor más allá del tiempo”.

Incluso participó de la última Feria del Libro firmando ejemplares. “Fue muy emocionante para mí poder estar ahí junto a otros autores y en contacto directo con los lectores. Lo disfruté muchísimo. Sería maravilloso poder dedicarme de lleno a mi pasión porque es mi motivación diaria para seguir adelante siempre. Creo que puedo transmitirle eso a mis lectores, que sí se puede, que para ver es necesario creer con todo el corazón en nuestros sueños”, asegura.

Mirta confiesa que el hecho de ser escritora le da muchas satisfacciones en la vida cotidiana. “Desde que salió mi primer libro he recibido el afecto de mis lectores, personalmente o por las redes sociales. También me permitió conocer personas muy valiosas  en este último año sobre todo y ampliar los horizontes. Dijo un colega mío hace tiempo que cuando publicas una novela ya no podes parar de escribir y eso es lo que me pasa como autora. Cada novela terminada me motiva a ir por más, a fijar nuevas metas, a ir por nuevos sueños. Creo que escribir es un don que nos regala la vida y los dones no se desperdician”.

“Es muy lindo provocar emociones a través de la pintura”

Luciana Kaczewer (29) es Médica residente en Psiquiatría. A los 9 años, incentivada por su mamá, empezó a pintar y a los 13 lo hizo más formalmente. 

“Estudié con varios profesores y además hice dibujo. Me aportó cosas como aprender a usar el color, los silencios dentro de la pintura,  generar ideas y crear”, dice.

Luciana define a su pintura como una consecuencia de su estado de ánimo y a veces genera cosas más abstractas en blanco y negro o figuras. Otras veces, crea imágenes que quedaron guardadas en su mente, de la misma forma que utiliza color o solo tonos de negro. “En los últimos cuatro años pinto a diario. Hace un año empecé unos cuadernos donde hago cosas que pienso que me gustan y hace unos meses que las subo a Instagram (Luchidraw). Me gusta poder compartir lo que hago. Además, me ayuda mucho en momentos de ansiedad o estrés, es como una terapia personal”.

Cuenta que le escribe gente de todo el mundo para felicitarla por sus obras. “Es una locura cuando me dejan comentarios y es muy emocionante provocar algo en el otro. También me pone contenta que lo que hago les guste a mis seres queridos. Provocar emociones a través de la pintura es muy lindo”. 

Se animó a correr para superar la muerte de su pareja

Tras la muerte de su pareja hace algo más de 10 años, Mónica De Gregorio (56) estuvo un tiempo deprimida. Mientras iba transitando el duelo, se animó a incursionar en el running y a buscar un grupo de entrenamiento. Se acercó a un amigo que corría, quien le explicó cómo era la dinámica de las carreras y le propuso anotarse para una de 5K de mujeres en el 2008. “Participé de ese evento y cuando vi la clasificación final me di cuenta que estuve dentro del primer tercio lo cual me hizo pensar que para eso servía”, rememora “Mona”, con una sonrisa.

Después de la primera experiencia de 5K, llegó la carrera de 10K y cuando se dio cuenta que pudo correr sin problemas y acceder a la meta, se planteó llegar a los 21K y más adelante se entusiasmó con los 42K y convertirse en maratonista. Hasta que llegó a alcanzar muchos podios. Su primera vez fue en El Palmar (Entre Ríos) al finalizar en segundo lugar en la categoría de mayores de 45. En noviembre de ese año salió segunda en la categoría 40-49 enTMX-20K. San Miguel del Monte. En junio del 2010 salió primera en la categoría 46-49 en Northland-La Plata-10K.

En enero del 2012 terminó primera en El Origen / Caviahue. En noviembre del 2013 terminó tercera en la categoría 50-54 en K42 Villa la Angostura. Entre el 2014 y el 2017 estuvo en los podios en el Tec Maratón del desierto Pinamar.  “Se convirtió en parte de mi vida a punto que no puedo concebir la vida sin hacer esto, ahora entreno un promedio de 4 o 5 veces por semana. La vida me dio una lección importante: que una puede hasta trascender sus propios límites, básicamente yo creo que corro con el corazón porque estoy seguro que él está dentro mío”.

 “Me gusta sacar fotos de paisajes”

Hace aproximadamente cinco años, cuando se anotó para hacer un curso en lo que era el Zoo de Buenos Aires, Verónica Puente (47) empezó a sacar fotos porque quería hacer algo diferente a su profesión de docente. “Buscaba algo distinto que me permitiera conocer lugares y personas con otros oficios y trabajos”, expresa.

A partir de ese momento, Verónica puso manos a la obra: tomó varios cursos de fotografía y se compró una cámara réflex, aunque últimamente también saca fotos desde su celular. “Me gusta sacar fotos de paisajes, no me agrada sacar a las personas sin autorización. También me gusta mucho las fotos de museos. Las fotos que saqué que más me gustan son la de viajes, en donde uno puede hacer viajar a los demás a través de la observación de la fotografía”.

Verónica sube sus fotos en Facebook y en Instagram. “Me gusta recibir los comentarios de la gente que también hace fotografía y de mis amigos. También suelo participar de temáticos de páginas de grupos de fotografías y de concursos fotográficos. Me encanta que a las personas les guste lo que hago. Me encanta haber podido conocer lugares y hacer salidas gracias a este hobby. Me encanta conocer diferentes personas a través de los encuentros y con muchas de ellas hacerme amigos”.