PERSONAS QUE INSPIRAN

Un sueño hecho realidad: los chicos de “Taekwon-do Solidario” estuvieron en el Carnaval de Gualeguaychú

Un sueño hecho realidad: los chicos de “Taekwon-do Solidario” estuvieron en el Carnaval de Gualeguaychú

45 niños de un comedor en Quilmes pudieron vivir una experiencia inolvidable.

“Hablar de carnaval es hablar de felicidad. En el Corsódromo se vivieron momentos de risas, desinhibición y disfrute. Los niños y sus familias lograron olvidarse de las penas, de la desigualdad social y de los problemas económicos. Se vivió una noche en un clima de mucha felicidad. El carnaval les alegró la vista y el alma. Las palabras no alcanzan para expresar una emoción tan fuerte. Fue una inyección de autoestima, autoconfianza y sentimientos positivos para poder  arrancar el año”.

Estas emotivas palabras salen del corazón de Samantha Paz, profesora de “Taekwon-do Solidario”, un emprendimiento que propone acercar esta disciplina a chicos de bajos recursos en forma gratuita.

La iniciativa fue creada por Patricia Garelik, quíntuple campeona mundial de Taekwondo reconocida por la federación internacional  como una de las mejores competidoras de la historia.

Samantha brinda sus clases gratuitas en el comedor “Los Patoncitos” de Quilmes, que desde hace 10 años, les da de cenar tres veces por semana a 85 chicos.

“Dentro del proyecto de ´Taekwon-do Solidario´ hace un tiempo que estamos trabajando y apoyando a la gente del comedor  de la Ribera de Quilmes. Después de un año muy largo en donde los chicos participaron en diversos torneos teniendo primeros puestos y presentándose también a exámenes donde han avanzado con sus graduaciones, decidimos junto con el grupo de colaboradores que se merecían salir de Buenos Aires para participar de un torneo”, cuenta Samantha.

“Mi primer carnaval”

La excusa del viaje, del que formaron parte 45 chicos y algunos familiares,  fue para participar del XIII Torneo de Verano que se llevó a cabo en Gualeguaychú, evento declarado de interés municipal por la Secretaría de Deportes del Ministerio de Acción Social de esa ciudad.

María Caren Paz, reconocida bailarina que pasó por las comparsas Papelitos y Marí Marí, fue una especie de embajadora que logró que los niños pudieran ingresar al programa “Mi Primer Carnaval”, cuyo principal objetivo fue la integración social para que los más carenciados también puedan concurrir al Corsódromo. Además, consiguió que desde el municipio de Quilmes se comprometieran con la causa proporcionando el transporte y las viandas necesarias. “Los niños tuvieron la oportunidad de disfrutar del mayor carnaval del país y eso para para mí fue una gran alegría”, se emociona María.

También, gracias a Patricia, lograron recibir materiales para poder realizar una subasta y rifas con el apoyo de las familias del Club Sarmiento y la Sociedad de Fomento Primera Junta de Quilmes.

“Me siento orgullosa de que los chicos muestren que están progresando y que están a la altura de las circunstancias, tanto para competir en un torneo y mostrar sus habilidades en Taekwon-do como para poder realizar un viaje mostrando educación y respeto en todo momento. El viaje fue un éxito, se divirtieron, compitieron, bailaron en el corso. La mayoría salía por primera vez de la provincia”, se enorgullece.

Si bien todos los chicos que participaron de la competencia tuvieron premios, los que más se destacaron fueron Milagros Segobia, Ian Sabao, Lucas Rolin, Franco Castillo y Camila Rodríguez.

Taekwon-do Solidario

La iniciativa tiene como objetivo lograr que chicos de bajos recursos, que no pueden pagar una cuota en un club o gimnasio tengan acceso a la práctica de forma gratuita, y que accedan a la formación que dan las artes marciales, que puedan asistir a sus clases, que pasen de cinturón y puedan ir a torneos.

Las clases, que son gratuitas, se desarrollan en los comedores, en algún espacio al aire libre o en instituciones como sociedades de fomento o clubes que ceden el espacio una o dos veces por semana. Todos los profesores trabajan ad-honorem.

Las otras localidades en las que funciona este proyecto son: Melchor Romero , Florencio Varela, Alejandro Korn, Lobos, Guernica, Avellaneda, Villaguay (Entre Ríos), Santiago del Estero y Santa Fe. En total, participan alrededor de 200 chicos.

“Los niños aman a los profesores y hacen vínculos entrañables. Los escuchan y siguen su ejemplo. En el Taekwon-do, además de la actividad de tirar puños y patadas, se enseñan valores, se hace hincapié en una filosofía de ser buena persona, ayudar a los compañeros, a los mayores, y servir a la comunidad. Esto lo hacemos cada clase a través de repetir los principios y explicarlos, ellos son:

Cortesía, Integridad, Perseverancia, Auto control, Espíritu Indomable. Y buscamos ejemplos de la vida cotidiana para que los aprendan y los lleven a la práctica cada día”, finaliza Garelik.