PERSONAS QUE INSPIRAN

“Siento que mi misión es hacer reír a la gente y levantarles el ánimo”

Dani “La Chepi” conquista a millones de personas en las redes pero tuvo que reinventarse, redescubrirse y sacrificar muchas cosas para disfrutar de su actual éxito. Conocé su historia en esta entrevista exclusiva.

Daniela Viaggiamari (39) es su nombre real. Sin embargo, la gran mayoría la conoce como “La Chepi”, actriz, bailarina, cantante y comediante que tiene más de 1.600.000 seguidores en Instagram y en Facebook. Pero detrás de su talento para hacer reír a millones de personas hay una historia de superación personal, de fortaleza, de nunca dejar de creer en los sueños y de sacrificios para poder lograr el éxito que hoy disfruta.

“Cuando crecí era un personaje, si en esa época hubieran existido las redes sociales creo que yo sería multimillonaria y viviría en México en una casa al lado de Luis Miguel”, dice a Lado H, con una sonrisa. 

Sus primeros pasos

Desde chica, cuenta, su mamá la mandaba a diferentes clases de danza. En cuarto año participó en el programa “Feliz Domingo para la Juventud” y ganó el concurso “Yo sé” bailando flamenco. Esa tarde estaba presente Alejandro Romay, el entonces dueño de canal 9,  a quien le llamó la atención los movimientos y el carisma que ya tenía Daniela. Entonces, le propuso ser parte de un casting para participar del programa “Música en Libertad”. Finalmente, quedó y trabajó durante dos años en canal 9. Paralelamente, cantaba y bailaba en algunos shows.

Sin embargo, cuando terminó la secundaria su papá la intentó obligar para que estudiara en alguna universidad. Quiso cursar la carrera de Perito en Papiloscopia porque desde muy chica le gustaban las películas de suspenso, de enigmas y de tesoros escondidos. Para eso tenía que anotarse en la Escuela de Suboficiales de la Policía pero su padre, que conocía el ambiente, le dijo que “de ninguna manera”. Entonces, se metió a estudiar para ser Secretaria Ejecutiva Bilingüe. “Era insostenible trabajar de noche y levantarme a las cinco para ir a estudiar desde Boulogne hasta el Microcentro así que solamente duré siete meses”.

Para esa época bailaba en “Sábado Bus”, el programa de Nicolás Repetto que salía por TELEFÉ, y también comenzó a trabajar como actriz, llegando a participar en dos películas.

Al poco tiempo la llamaron de “Los 40 Principales” donde se desempeñó  como co-conductora, primero de Homero Pettinato y luego de Iván de Pineda. “A todo le ponía siempre humor, vengo de una familia tana, judía, gallega donde todo es tragedia. Se rompe el calefón y es tragedia, alguien se caía en la calle y era una tragedia, se moría un vecino al que no conocíamos y mi papá lloraba. La verdad que me fui dando cuenta de que vivir así te enferma. A todo esto yo hacía chistes, hacía caras y esto lo convertí en arte hace varios años. Me senté en la radio y dije: ´este es el lugar donde yo puedo influenciar al otro con humor para que se tome las cosas de otra forma´”, confiesa Daniela, cuyo apodo se lo colocó un productor de la radio porque era “bastante políticamente incorrecta o poco femenina para la sociedad”.

“No tenía para comer”

En diciembre de 2015 la despidieron de la radio. En ese momento ya era mamá de Isabella (5), pero se había separado de su papá cuando la nena tenía seis meses. “Literalmente no tenía para comer y como era fin de año no podía mandar mails ni mensajes porque la gran mayoría de los productores, conductores y periodistas suelen estar desconectados hasta el mes de marzo”, recuerda.

En ese momento una amiga suya trabajaba de moza en un restaurante italiano y Daniela le pidió si podía hablar para que la contrataran. “Empecé a trabajar de moza en el turno noche y mi mamá me cuidaba a la nena para traerme apenas $ 400 por noche más $ 100 o $ 200 de propina por día. Sin embargo, una vez me animé y arranqué a actuar como moza cantora. Como venían muchos norteamericanos, les cantaba tangos y me daban US$ 100 dólares que yo los cambiaba para pagar las expensas”.

Mientras trabajaba de moza, comenzó con un emprendimiento propio donde fabricaba espejos artesanales que una amiga, que estaba en el rubro, los vendía. Además, paseó perros chiquititos y también trabajaba ordenando placares de amigas y conocidas. Era la manera que había encontrado para poder llegar a fin de mes con una hija chiquita, tenía que pasar el mientras tanto para poder volver a conectarse con sus verdaderos sueños.

La chica de los videos que eligió “Cacho” Castaña

Para esa época, un día una mujer le comentó que “Cacho” Castaña estaba realizando una audición porque reabría el mítico “Café la humedad”.  “Fui para ver qué onda, pero él me eligió y canté durante un año. A pesar de que era poca plata me daba chapa y ahí me empezaron a hacer notas de los medios. ´¿Quién es la chica que hace videos que canta con "Cacho" en el hotel Conrad de Punta del Este para gente muy famosa?´, se preguntaban los periodistas”, recuerda.

Los videos a los que se referían al principio los grababa con cierto tono de enojo porque seguía sin un trabajo fijo, pero con el tiempo Daniela se fue dando cuenta que si continuaba de esa forma no iba a trascender por mucho tiempo.  “En un momento Isa (mi hija) comenzó a meterse en los videos, le empezó a llamar la atención el teléfono y más cuando grababa en selfie. Ella aparecía y se quería mirar hasta que en un momento comenzó a ser parte y a la gente le empezó a parecer muy graciosas las cosas que hacíamos. Un día hicimos un video, ella era muy chiquitita, yo no tenía trabajo y le empecé a decir que Papá Noel no iba a traer tantas cosas porque se le había achicado la bolsa y que aparte si decía malas palabras iban a ser menos los regalos. Y ella empezó a decir, muy inocentemente, que no se decían algunas malas palabras que ella misma nombraba. Yo me empecé a matar de la risa, eso se viralizó de una manera que no se puede creer y empezó a seguirme mucha más gente”. 

La anécdota con “La Negra” Vernaci

En ese momento se sumaron otros videos que se fueron compartiendo y que ya tienen entre 2 y 3 millones de reproducciones.

Al poco tiempo empezó a trabajar en la Radio Pop y una vez se la cruzó a “La Negra” Vernaci, a quien Daniela admiraba profundamente.

-¿Qué te pasa Chepi? –le preguntó.

-Es que subí un video donde la gente me dice tal cosa o tal otra sobre mi nena –le contestó.

-Mirá, Isa es genial porque vos sos genial.

-No, ella es genial porque es genial, nada más.

-Pero vos hacés que ella sea genial por las cosas que le preguntás, por el lugar que le das. Vos tenés algo que los demás no tienen y los que te critican es por envidia. Tenés un don que hacés que todas las desgracias que tenés, las convertís en arte. Vos seguí haciendo eso sin que te importen esos comentarios.

-Si vos me lo decís con toda tu trayectoria debés tener razón –sonrió Daniela.

“Por la calle hay gente que me dice que estaba triste y que yo le levanté el ánimo con una historia que a lo mejor dura 15 segundos, pero se ríen mucho y me siento muy orgullosa de poder hacer eso. Y orgullosa, principalmente, de animarme a hacerlo. Siento que mi misión en la vida es hacer reír a la gente, levantarle el ánimo, dejar regulando a alguien, eso me encanta”.

El don de hacer reír

A partir de ese momento comenzó a creer un poquito más en lo que hacía y a tomar más confianza en que con su humor podía distraer y alegrar a mucha gente. Y continuó con las secciones que más le gustan a sus seguidores como, por ejemplo, “Que nadie te cague el lunes”. “Todos odiamos el lunes, es volver a empezar, venimos del domingo hinchados de comer ravioles, te fumaste a tu suegra. Lo convertí en una sección porque la gente lo espera, igual siempre voy cambiando porque hay que renovarse todo el tiempo. A la gente también le gusta mucho “Las mamis del WhatsApp” donde personifico a los diferentes tipos de mamás. Soy muy observadora e intuitiva. Cuando hago un video sé si va a pegar o no, no solo por el día o por el horario, sino porque ya voy conociendo a mi público, yo leo los comentarios, veo lo que le pasa a la gente y, por sobre todas las cosas, soy auténtica”.

“Lo importante es ser feliz, lo demás es cotillón”

A raíz de su éxito en las redes, a Daniela la llamaron de editorial Planeta para proponerle que escribiera un libro. Y de esa forma surgió Lo importante es ser feliz, lo demás es cotillón. “Salió un libro muy divertido, muy práctico para leer que habla de lo mismo que hago en las redes. Cuento las historias con humor y al final de cada capítulo hago una bajada de línea que me gusta dar”.

Y en diciembre de 2018 estrenó Ella, su espectáculo teatral que une sus dos grandes pasiones: la música y el humor. “La gente se va fascinada, al principio no lo podía creer, en el espectáculo mezclo la música con los monólogos, quería que las canciones me llevaran a recordar las anécdotas. La obra dura una hora y media y la gente se ríe muchísimo, me gustaría colocar una cámara para medir la risa de la gente y cada cuánto se ríen”, dice.

Daniela cuenta que le encantaría protagonizar un “lindo papel, jugado” en el cine, como así también hacer reír en una tira diaria. “Hace poco me animé y empecé a escribir mis propios temas con todo lo que tengo para decir. Estamos componiendo, produciendo, la idea es hacer el videoclip de un tema y subirlo a las redes”.

Con toda su experiencia a cuestas, Daniela está convencida de que lo primero que hay que hacer para salir adelante y cumplir los sueños es animarse, pese al miedo que puede surgir en cada uno de los intentos. "Yo tengo miedo cuando subo un video a las redes, tengo miedo de fracasar. Todos tenemos miedo de fracasar, pero si no te equivocás no vas a saber qué hacer. Si yo hago videos y no los subo, nunca voy a saber si era por ahí donde la gente se quiere reír. Y si fracaso la gente verá un video que tiene nada más que 20 comentarios, pero al otro día voy a subir otro que va a tener 20.000.", afirma convencida.

“Hay que arriesgarse y no tenerle miedo al fracaso. Hay que animarse a hacer, a las cosas nuevas, a romper los mandatos familiares y a bancarse el éxito personal sea lo que cada uno elija ser. Pero hay que buscarlo porque nada viene solo y quedarse todo el tiempo en la queja no sirve”.

Dani La Chepi en las redes:

Facebook: Dani La Chepi

Instagram: @danilachepi