PERSONAS QUE INSPIRAN

Esta campaña fomenta la buena convivencia en aulas y el mundo digital

Esta campaña fomenta la buena convivencia en aulas y el mundo digital

Conocé el trabajo de Libres de Bullying junto a Ángel Estrada

Libres de Bullying nació en 2006 con el objeto de ofrecer a la comunidad herramientas para prevenir, detectar e intervenir en situaciones de bullying en el ámbito escolar. A través de su tarea, se propone disminuir la incidencia en nuestro medio de esta dinámica que afecta a niños y adolescentes de todos los grupos sociales. Bajo la dirección de María Zysman, lleva a cabo un amplio abanico de actividades que ofrecen asesoramiento institucional, capacitación docente, talleres de prevención para alumnos/as, orientación a padres y atención a niños/as y adolescentes en consultorio.

En un mundo globalizado, la utilización de internet y redes sociales son herramientas que atraviesan cada ámbito de la vida de las personas de todas las edades. Si bien son indiscutibles las facilidades que estas brindan, educar y acompañar a los jóvenes al momento de utilizarlas se convierte en un factor clave. 

A pocas semanas de la vuelta a clases, un momento deseado por los estudiantes pero que también trae aparejado sentimientos de angustia y miedo para algunos alumnos, María Di Napoli, jefa de producto de Rivadavia y María Zysman lanzaron una nueva edición de "Hagamos un Buen Trato", la campaña que nació hace cuatro años para fomentar la buena convivencia en las aulas y en el mundo digital. La iniciativa no solo incluye el lanzamiento de una línea de cuadernos con diseños y mensajes exclusivos para sensibilizar acerca de la temática sino también el dictado de talleres de prevención para docentes y alumnos en escuelas de todo el país.

En dicho marco las voceras hablaron acerca de cómo prevenir, detectar e intervenir para evitar los casos de ciberbullying. Esta problemática se refiere al acoso reiterado que incluye el uso de e-mails, mensajes de texto e imágenes digitales enviadas a través de teléfonos celulares, páginas web, blogs, redes sociales, chats y demás tecnologías asociadas a la comunicación.  Esto implica, entre otras prácticas, ridiculizar a las personas, crear perfiles falsos, compartir chats privados y viralizar información que afecte al otro.

“Vamos a los últimos años del primario para que empiecen una adolescencia y una pubertad un poco más abierta. Los encuentros invitan a participar de juegos y ejercicios para que los asistentes puedan humanizar las redes y vean que no es simplemente un espacio donde pueden decir lo que quieren porque del otro lado hay alguien que también lee y siente como ellos”, aseguró María Zysman, directora de Libres de Bullying y agregó “además queremos abrirles los ojos a los docentes para que los acompañen en lugar de juzgarlos”.