PERSONAS QUE INSPIRAN

"Iván y sus amigos": una banda liderada por un chico con autismo

Iván encontró en la música una ventana al mundo y hoy recorre escenarios compartiendo sus canciones. 

Escucha todo tipo de música pero lo que más le gusta es el rock y Ricardo, su papá, dice que su talento es totalmente nato. Es más, nunca estudió percusión. 

La emoción emana del corazón de Ricardo Demirci, papá de Iván (20), un muchacho al que a los dos años y medio le diagnosticaron autismo.

Como muchos otros niños, desde pequeño fue descubriendo cuál era su gran pasión. En su caso, la música. A los seis años comenzó a tomar clases de batería y a ir a "una escuelita de rock" -cuenta su papá- con el objetivo de que estuviera entre pares y tocara el bongo. En ese lugar continuó tomando clases de batería, pero sin dudas la percusión era su fuerte.

 

“Cuando lo veo a Iván arriba de un escenario siento un orgullo inmenso”

Al poco tiempo de conocerlo y de notar su talento natural, a los profesores de Iván se les ocurrió la idea de armarle una banda de música como entretenimiento. Ni su familia ni su entorno se imaginó que el grupo podría llegar tan lejos. De esa forma surgió "Iván y sus amigos" integrada, obviamente, por el propio Iván, Juan Tenaglia (voz, batería y coordinador musical), Diego Battaglia (bajo) y Patricio Álvarez (guitarra). Hacen temas propios (con letra de Iván) y covers, tocan rock, pop y también melódico.

 

“Es increíble ver y escuchar los comentarios de la gante. Más allá de lo musical, Iván tiene una sonrisa angelical, contagia optimismo y yo, como padre, siento que leestamos demostrando al mundo que con mucho trabajo y sacrificio todo es posible”, dice Ricardo.

A los hijos hay que darles mucho amor, trabajar en su autoestima. Todos tenemos un potencial más allá de la condición. Siento que compartiendo el mensaje de que todo se puede estamos ayudando a muchas familias que tienen hijos con TEA.

 

“Es increíble verlo en acción”

“No hay una receta para entender cuál es la pasión en chicos con poco lenguaje. Es conocer a tu hijo y entender qué es lo que más lo moviliza. Él escuchaba un tema nuevo en la radio y automáticamente se ponía a percusionar con lo que tyviera a mano y sacaba el ritmo en el acto”, recuerda el papá de Iván.

 

“Cuando lo veo a Iván arriba de un escenario siento un orgullo inmenso. Él se transforma, es su lugar natural, me enternece por su fortaleza, es una persona con una fuerza impresionante. Muchas veces lloré de la alegría.

 

¿Qué pensás que le transmite Iván a la gente?

Iván es inspiracional. Demuestra desde arriba del escenario que su condición no le impidió hacer lo que ama, la música. De hecho, Ivan fue nombrado de Interés Cultural por la Legislatura de CABA, por el Consejo Deliberante de San Isidro y por el Consejo Deliberante de Mercedes (Bs. As).

 

¿Qué otras actividades le gusta hacer?

Le encanta correr, ya participó de dos maratones en Tigre. Tene un personal trainer con el que sale a correr dos veces por semana, en total corre 20 km por semana. Y le gusta todo lo que tiene que ver con lo tecnológico.

 

¿Qué cosas aprendes de él?

Iván me enseñó a ser más sensible con todo, a ver la vida desde otra óptica, a ser realmente solidario, a tener paciencia y a darle tiempo al tiempo.

 

¿Qué mensaje les darías a otros padres que tienen hijos con autismo?

El TEA no impide el desarrollo del potencial de las personas. Los padres tienen que prestar mucha atención para ver cuál es el potencial de sus hijos y esperarlos, darles el tiempo que estos chicos precisan. Y abrazarlos mucho. Nada se logra de un día para el otro, el esfuerzo es enorme, pero todo llega. Iván es un claro ejemplo de ello.