PERSONAS QUE INSPIRAN

“Con paciencia, esfuerzo, sacrificio y mucho apoyo y amor todo se puede lograr”

“Con paciencia, esfuerzo, sacrificio y mucho apoyo y amor todo se puede lograr”

Conocé la historia de Noelia, la primera maestra en el país con síndrome de down.

Noelia Garella (33) es la primera maestra con síndrome de down que ejerce en la Argentina y una de las pocas en el mundo.

“En el examen final la profesora me había dicho que ya había aprobado con 10, pero yo quería seguir hablando hasta decir todo lo que había estudiado. Luego, cuando salí, mi familia y mis amigos me embadurnaron toda, parecía una torta. Y por la noche festejamos, mis padres me llevaron de sorpresa unos mariachis”, recuerda, emocionada.

Desde que tiene uso de razón Noelia jugaba a la maestra con su hermana Romina y, desde muy pequeña, le contaba cuentos y les hacía títeres a sus compañeritos del jardín.

“Me encanta la dulzura de los niños”

“En el jardín, primario y secundario me hacía un seguimiento una psicopedagoga, la cual orientaba a los docentes sin asistir a clases conmigo, pero en el profesorado no me permitieron el seguimiento, ya que debía ser igual que el resto. La única adaptación aquí fue la modalidad de rendir, que era con afiches o de manera oral y no escrito por una cuestión de tiempo. Fue bravo, estudiaba hasta altas horas de la madrugada con mi mamá que me hacia los resúmenes y afiches, por allí lloraba de cansancio, pero al otro día cuando veía los resultados en los exámenes, sentía que el esfuerzo valía la pena”, asegura Noelia.

Una vez recibida como Profesora de Nivel Inicial en el año 2007 en el Instituto Dr. Antonio Sobral de la ciudad de Córdoba, Noelia comenzó haciendo campañas de salud bucal, durante cuatro años, con la doctora Myriam Marti en jardines municipales y dispensarios de la municipalidad de Córdoba, ad honorem. Y allí fue donde la conocieron en un jardín de la periferia de la ciudad, Capullitos en Villa Cornú, y a la directora, Alejandra Senestrari, le gustó cómo ella se comunicaba con los niños. A través de una nota que le escribió al Intendente de Córdoba le solicitó que la nombrara como maestra. Finalmente, en el 2012 el Dr. Ramón Javier Mestre realizó un acto especial para dicho nombramiento. “Con los niños me llevo muy bien, me quieren mucho y me escuchan atentos cuando les leo los cuentos y hacemos actividades. Y con los padres soy una seño más, también me quieren”, dice.

Noelia comenzó a trabajar en el Jardín Capullitos, pero como tenía más de una hora de viaje en auto, pidió el traslado para poder estar más cerca del centro de la ciudad. Actualmente, se desempeña en el jardín Jeromito en donde su relación con las docentes, niños y padres es igual de excelente que en el otro jardín.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? “Me encanta la dulzura de los niños, contarles cuentos y cantar canciones con coreografía”, responde.

Premios

A partir de que comenzó a trabajar como maestra, Noelia empezó a ser conocida en los medios de comunicación de la Argentina y el mundo. De esa forma ha recibido varios reconocimientos. 

En 2012, por ejemplo, fue reconocida como una de las 10 Jóvenes sobresalientes de Córdoba, primero, y de toda la Argentina, después. En 2013, recibió el Premio La Rosa de Plata en el Senado de La Nación. En 2015 viajó a España invitada por la Fundación Molokay. En 2017 obtuvo el Premio Jerónimo de la ciudad de Córdoba y en 2018 recibió el Premio a la Excelencia Educactiva de Iberoamérica junto al premio Nobel de la Paz 1985 Ernesto Kahan.

“Estoy agradecida a todas las personas que de una u otra forma me tuvieron en cuenta demostrando que creían en mí y lo que más rescato de estos premios es que ojalá sirvan para que la gente vea que una persona con capacidades diferentes puede llegar siempre a sus sueños en tanto no sean discriminadas. Por esta razón pongo todo lo que tengo y lucho tanto por la inclusión”, dice Noelia.

Discriminación

Los logros de Noelia son sumamente trascendentes y se potencian ya que ella y su familia en varias oportunidades tuvieron que sobreponerse a la discriminación. La primera vez que sufrió hostigamiento fue el día de su nacimiento. Uno de los médicos le dijo a su padre que haber tenido una hija con síndrome de Down era peor que si hubiera perdido la vida al nacer.

“Luego, cuando me quisieron insertar en el primario, cuando nos recibió la Directora nos dijo que en esa institución no recibían monstruos. Y así como estos, muchos más episodios”, se lamenta Noelia.

Por eso, además de su vocación, su persistencia y sus ganas de superarse, es muy importante el acompañamiento y el amor incondicional que viene recibiendo desde hace 33 años de sus padres y de su hermana, pilares fundamentales de todos sus logros.

Sacrificio y esfuerzos

Más allá del trabajo, Noelia cuenta que es muy compañera con su hermana  Romina y su grupo de amigos. Además, participa de los actos que organiza la Dirección de Discapacidad de la Municipalidad de Córdoba. Y una vez a la semana es panelista del programa “Somos Lo que Hacemos”, dentro de una radio de discapacidad de Rosario. También ayuda en las tareas de la casa y lo que más le gusta hacer es nadar y bailar.

“Los proyectos personales para este año son estudiar fotografía, lenguaje de señas y hacer básquet. Seguir apoyando a todas las instituciones y familias en promover que todo con sacrificio y esfuerzo se puede lograr e incentivar a todas las instituciones educativas ya sean profesorados o universidades que se incluya en la carrera una materia obligatoria de inclusión”, se ilusiona.

Por último, Noelia quiere compartir unas palabras con aquellas personas, que al igual que ella, tienen alguna discapacidad.

“Mi mensaje es que luchen  y no bajen los brazos por sus sueños y gustos. Porque todo con paciencia, esfuerzo, sacrificio y mucho apoyo y amor se puede lograr”.