MUNDO EMPRENDEDOR

De Necochea a Palermo: Cinco amigos cumplieron el sueño de abrir su propio bar

De Necochea a Palermo: Cinco amigos cumplieron el sueño de abrir su propio bar

Se conocieron cuando eran chicos y hoy emprenden en el rubro gastronómico.

 

"Estoy detras del corazón moviendolo lentamente. Sigo detrás del corazón moviendolo lentamente."

Esta frase es de Paseo Inmoral, una canción de Gustavo Cerati que le dio nombre al emprendimiento e inspiró a un grupo de amigos a tomar la iniciativa de abrir su segundo local gastronómico, esta vez, un bar y club social.

Así, Luis Mammoliti, Federico Andersen, Francisco Zagame, Diego Juez y Nicolas Corbellini, los encargados detrás del corazón de Paseo Inmoral Social Club, inauguraron este espacio hace apenas más de cuatro meses.

Se criaron y crecieron en Necochea. Allí vivieron hasta que terminaron la secundaria y llegó el momento de que cada uno elija su carrera. A pesar de la distancia, el vínculo siguió intacto y se fueron reencontrando en Buenos Aires. Hoy los une una amistad de larga data y tienen todos cerca de 30 años.

El espíritu emprendedor los animó a dejar sus trabajos en relación de dependencia y abrir una cervecería hace casi tres años.
Así nació Comunidad 7630, un espacio dedicado a la cerveza artesanal que quería replicar el espíritu de fraternidad y alegría que lograba este grupo cada vez que se juntaba. El nombre no es casual y describe a la perfección el clima que quieren lograr en el local y el número representa el código postal de Necochea. 

"El número 7630 nos representaba a todos porque fue el lugar en donde nacimos y nos conocimos, si bien ya no vivimos ahí, reencontrarnos en Buenos Aires nos hizo empezar a proyectar", explica Federico.

La experiencia les resultó muy exitosa y se animaron a abrir Paseo Inmoral, también en Palermo pero en otra zona.

El bar está emplazado sobre una casa de época, y lo que antes era una gran vivienda familiar -como las de antes-, hoy es un bar rústico, con mucha onda. Si bien hicieron bastantes remodelaciones, mantuvieron el espíritu del siglo 19 con el piso, las paredes e incluso la puerta y las ventanas, que son las originales.

Si bien la vivienda funcionó durante varios años como una casa de familia, luego se convirtió en una cantina italiana y, durante los últimos años, también albergó distintos emprendimientos gastronómicos.

El espacio es muy lindo e invita al encuentro con amigos, pero también es ideal para ir en pareja. Se destaca su barra con canillas de cervezas con un living más descontracturado y también se destaca el sector de barras, que está muy bien iluminado y atendido por bartenders profesionales con una propuesta variada de tragos clásicos y tragos de autor.

Además, hay un sector para comer, en donde se pueden pedir tanto entradas para acompañar los tragos y la cerveza, como platos más elaborados para ir en plan cena.

Si bien el bar abrió hace poco, la convocatoria y el espíritu que allí se genera superó la expectativa de sus dueños. "La gente se va contenta y nos recomienda. Se está generando un buen boca en boca y eso es lo que nos gusta a nosotros, replicar la onda que tenemos en nuestro grupo de amigos“, asegura Federico.

También hay gente que va sola a tomar algo y a hacerse nuevos amigos "Vienen porque les gusta la onda, charlan con el bartender como si fueran amigos y nos gusta que puedan sentirse cómodos, como en casa, sabiendo que siempre va a haber un conocido para compartir una charla o un trago", agrega Nicolás, otro de los socios.

Cuando el clima acompaña, el lugar más codiciado es en la vereda. Hay varias mesas y sillas altas pero, cuando cae el día, se prenden las luces y se genera una vibra espectacular con gente charlando parada y ocupando toda la esquina.

Por dentro la ambientación refiere a una taberna y hay un living privado en un entrepiso, entre el restaurante y la cervecería, que se puede acceder mediante reserva o, si está disponible, cualquiera puede ocupar ese espacio.

Además hay otro salón que se puede utilizar para eventos privados o cumpleaños.
 

Tanto Nicolás como Federico aseguran que apuestan a abrir más locales gastronómicos así que será cuestión de seguirles el rastro para estar al tanto de sus próximas aventuras.

 

Más info:

Paseo Inmoral Social Club: Cabrera 5100

Comunidad 7630: Gorriti 3653