LIFESTYLE

Abrigos hechos a base de botellas de plástico

Abrigos hechos a base de botellas de plástico

Las predicciones estiman que, para 2050, podría haber más plástico que peces en nuestros océanos.

Ante este panorama Okewa, una marca de ropa impermeable para lluvia original de Nueva Zelanda, creó una colección de impermeables hecha de botellas de plástico 100% recicladas.

La colección supone un nuevo camino para a marca que comienza a moverse por la ruta de la sostenibilidad gracias a esta nueva gama de ropa de lluvia de alta calidad. Sus fundadores, Nick y Nevada Leckie, buscaban desarrollar nuevas formas de abordar el problema que tanto afecta a nivel mundial como es el de los desechos plásticos. 

Nevada decía al respecto: “La marca se lanzó en 2014, y surgió como resultado de vivir en Wellington, donde no teníamos un automóvil, y tuvimos que ir al trabajo sin un impermeable adecuado. Resultó ser que los amigos y amigos de amigos tenían el mismo problema “.

 

La pareja de diseñadores encontró la manera de convertir el plástico de desperdicio en una fuente de material, y llevó su idea a una fábrica de telas en Taiwán. El resultado final del tejido viene de botellas japonesas usadas, desmenuzadas, derretidas en paletas, y luego convertidas en hebras o hilos. La tela se teje para Okewa en Taiwán y tarda aproximadamente dos meses, u ocho semanas antes de convertirse en el producto final. Leckie asegura que el tejido resultante sigue siendo una “tela suave y bonita con una sensación de manos realmente agradable”.

La marca ha logrado el mismo índice de resistencia al agua de 10.000 mm, que es el mismo rendimiento que tenían sus telas anteriores. Leckie asegura que es una tela de dos capas, donde la tela de las botellas de reciclaje se encuentra en la capa externa, con una segunda capa de forro debajo.

El proceso de diseño viene inspirado por los gustos personales de los mismos diseñadores, quiénes generalmente crean para ellos y otros clientes de su misma generación. El target sin embargo es amplio, abarca desde los clientes más exigentes y pudientes, hasta los jóvenes profesionales interesados en moda sostenible.