LIFESTYLE

Stay True, otro camino es posible

Stay True, otro camino es posible

La marca realiza textiles con un 35% de fibras recicladas a partir de botellas de plástico.

El componente central de los diseños de Stay True Organic es el algodón orgánico.
De hecho, la empresa es responsable de la primera producción de algodón orgánico de la Argentina, la cual es desarrollada junto a la comunidad originaria Qom en Chaco.

Las prendas de Stay True que se dirigen a un público joven, interesado en deportes extremos, motociclismo, rock y se confeccionan cuidando cada detalle y el dato más importante es que, por cada prenda que venden, la empresa dona el 10% de su valor a proveer de comida saludable a comedores escolares. Gracias a eso, 3600 niños reciben semanalmente frutas, verduras, cereales y leche orgánicos. 
 

​Agricultura consciente

El algodón orgánico provisto por Bergman Rivera (principal algodonera orgánica mundial originaria de Peru y representada por Verde Textil)  es cultivado en tierras certificadas libres de sustancias tóxicas y de todo tipo de pesticidas e insecticidas.

La agricultura orgánica se basa en la rotación de cultivos en lugar de utilizar fertilizantes artificiales.  Estos productos no solo combaten las plagas de algodón y quiebran el balance de la naturaleza en el suelo, sino que también diezman las poblaciones de insectos beneficiosos y generan gran daño a las personas que entran en contacto con los mismos.

El suelo es un ecosistema viviente lleno de organismos que trabajan  cooperativamente permitiendo el normal crecimiento de los cultivos, no es una entidad muerta a la que se le deba agregar químicos tóxicos con el objetivo de maximizar la producción de commodoties. Por eso debe pensarse a conciencia en el poder destructivo de estas técnicas y tener en cuenta las consecuencias negativas que se dejarán a futuras generaciones.

Alimentos por un cambio

Destina parte de su rentabilidad a la compra de alimentos saludables (orgánicos, biodinámicos, provenientes de productores locales conscientes, etc.) para distribuirlos en espacios infantiles comunitarios.

Empezaron con algo muy pequeño como donar alimentos orgánicos para un desayuno nutritivo y después el universo se encargó de potenciar esta acción que hoy alcanza a 25 comedores y a 3600 niños que semanalmente reciben frutas, cereales, yogurt y leche orgánicos. Entre los comedores a los que llegan están: Cooperativa LAS JUANAS, LOS LUCEROS, CULTIVARTE y LOS PILETONES.

"Hoy estamos viendo la manera de sumar más alimentos, comedores y nuevas voluntades que también están pensando en la necesidad de hacer su contribución al mundo. Para hacerlo no hace falta ser una mega empresa o encarar una acción solidaria gigante; alcanza con tener la conciencia y las ganas de empezar a hacer algo por otros", aseguran desde la empresa.