LIFESTYLE

¿Cuáles son las claves del éxito de la serie de Luis Miguel?

¿Cuáles son las claves del éxito de la serie de Luis Miguel?

En la nota te contamos qué fue lo que atrapó tanto a los fanáticos.

 

Muchísima gente habla de lo mismo. Una gran cantidad de fans quedaron sorprendidos al enterarse de una parte de la historia de su ídolo que desconocían.
Miles de personas que empezaron a seguirlo hace poco tiempo y otros que buscan información de los personajes reales, pero también de quienes los interpretaron en la ficción. Todos quieren saber más, conocer más detalles de la historia: de lo bueno y de lo triste. Todos estos son algunos de los sentimientos y de las sensaciones que dejó el éxito de la primera temporada de Luis Miguel la serie, emitida por Netflix.

Daniela Iervasi (38) empezó a escuchar a Luis Miguel a los 12 años cuando estaban de moda los temas Suave, No sé tú, Cuando vuelva a tu lado, Me niego a estar solo, Qué nivel de mujer e Inolvidable, entre otros. “La serie me generó intriga y mucha tristeza, no sabía tanto de su vida, como que él siempre lo había mantenido en privado. Se lo vio más humano, se lo conoció desde un lugar que no se lo conocía hasta ahora, fue como poder tenerlo un poco más cerca a alguien que estaba en un lugar como intocable, pero que al fin y al cabo le podían pasar las mismas cosas que a cualquiera de nosotros”, dice Daniela.

El trabajo realizado por el joven actor mexicano, Diego Boneta, interpretando a Luis Miguel es una de las claves para explicar este éxito fenomenal que tuvo la serie. Muchas lo relacionaron desde el principio con “Luismi” y quedaron admiradas por la similitud entre ambos. El trabajo de Boneta fue impecable desde la voz, desde su expresión y desde los gestos clásicos como, por ejemplo, tocarse la cabeza.

“Pienso que el éxito, por un lado, es el relanzamiento de su carrera, en una plataforma que tiene llegada masiva y, a su vez, mostrar que el éxito como valor no existe”, opina Victoria Battilana, licenciada en Psicología.

Uno de los temas más importantes que pueden analizarse de la serie tiene que ver con el concepto de éxito o el ser exitoso y los costos y beneficios que esa búsqueda puede conllevar. 

“Más allá del éxito profesional, exponer a un púber a tantas presiones y situaciones tan traumáticas por las que pasó Luis Miguel, que son claramente el abusos de poder y de autoridad por parte de su padre, seguramente pudieron haber influido en su desarrollo como sujeto. Probablemente, esta situación dejó marcas en su constitución subjetiva como las dificultades para vincularse y para sostener relaciones a largo plazo. La exigencia del padre pudo haber influido en la exigencia de Luis Miguel como profesional. Tal vez, esto no lo haya afectado tanto a nivel profesional, pero sí en su vida íntima, en sus relaciones, en su día a día, puede haber afectado su autoestima, sus vínculos. Se nota que es una persona que de chico desarrolló muchos recursos para afrontar situaciones adversas y de presión y tiene muy claro que puede mostrar y que no”, puntualiza Melina Hoijemberg, licenciada en Psicología.

¿Por qué atrajo a un público al que no le gustaba Luis Miguel?

Sergio Fernández (42) admite que reconocía la voz y el talento de Luis Miguel, aunque asegura que no se podría decir que era un seguidor, mucho menos un fan. “Cuando terminaba cada capítulo que se estrenaba iba al hashtag de la serie; no sé si tanto para corroborar o buscar datos, algunos sí, obviamente, pero más que nada para divertirme con lo que generaba los momentos destacados del capítulo”, expresa Sergio.

Fue tal la identificación de Sergio con la serie que en más de una oportunidad compartió en su muro de Facebook encuestas acerca de cuáles eran las canciones favoritas de la gente o a qué personajes de la ficción odiaban más. “Fui eligiendo cada canción representativa de cada capítulo, las que me gustaban a mí. Mucha gente cercana también veía la serie y por eso hacíamos ese tipo de cosas. Pura diversión, este tipo de preguntas o listas son muy divertidas. Lo que más me gusta de este tipo de cosas es la ocurrencia que tienen las personas para responder, la gracia de sus comentarios”, agrega.

Algo parecido le pasó a Florencia Garber (28), que si bien conocía al cantante y algunos de sus temas no guardaba para con él ningún vínculo afectivo. La serie, cuenta, le permitió conocer la historia de Luis Miguel, no tanto la del artista, sino la de poder apreciar su vida desde otra perspectiva. “Me encantó la interpretación que hizo Diego Boneta y su particular acento español-mexicano. Y cada vez que hablo con alguien de mi familia les digo “co estás wey”. Escucho la lista de spotify de Luis Miguel la serie, Culpable o no me encanta, empecé a escuchar el soundtrack de la serie original y veo por youtube las entrevistas originales que le hicieron a Luis Miguel para saber cómo era él en la realidad”, dice Florencia.

 ¿Por qué la gente a la que nunca le interesó Luis Miguel se enganchó tanto con la serie?
“La serie no se centra sobre su carrera artística, sino más bien en el Luis Miguel humano: un tipo que sufre y que tiene los mismos problemas que puede tener cualquiera de nosotros. Y, además, es un fenómeno que siempre trascendió desde tan pequeño”, sostiene Giménez.

Para Daniela Iervasi, fan del astro mexicano, una de las cuestiones claves para atrapar el interés de aquellas personas que no tenían un vínculo afectivo con el cantante está vinculado con que en la serie uno de los temas principales fue la desaparición de su mamá.

“Generó mucho morbo en la gente esto de que Marcela podía haber sido asesinada por el padre. El boca en boca hizo que las personas se interiorizaran a ver la serie por un tema de curiosidad. Mucha gente lo conoció ahora y en su momento no le daba bolilla, pero se terminaron enganchando con los temas. Se trata de empezar a reconocerlo como alguien que había sido un gran artista y me parece que eso no estaba pasando, había una trayectoria que había sido importantísima, faltaba esta especie de homenaje”, opina.

 

La idea de la producción de la serie de intercalar durante todos los capítulos los flashbacks para ir mechando la historia presente con la niñez y la adolescencia de los comienzos de Luis Miguel como cantante fue un acierto que sirvió como un recurso válido para contar la historia, como así también para captar la atención y la fidelidad de los televidentes

"Para mí, de antemano los flashbacks me parecen un recurso menos válido que el desarrollo lineal de la historia. Sin embargo, en este cuento te llevan a una historia que si no te perderías y están muy bien utilizados. Y, por otro lado, pasa que está contando en una forma no novelesca, no de culebrón y si con reglas del género que te atrapan y dan ganas de ver enseguida el siguiente capítulo que se terminó de dar una semana después por un acuerdo comercial con Telemundo. Para mí, era un contrasentido para la televisión de streaming de hoy en día de esperar semana tras semana cuando, en general, uno se devora varios en un día y finalmente fue un acierto porque la gente se quedó esperando para seguir viendo más. Y cuando llegó el último capítulo y la gente esperaba encontrar ciertas respuestas, lo que se abrieron fueron muchos interrogantes", dice César Bordón, el actor argentino que interpreta a Hugo López, el mánager de Luis Miguel.

Una generación que no conocía a Luis Miguel

Micaela Hersztenkraut (21) confiesa que no le gustaba para nada Luis Miguel pero, desde que comenzó a ver la serie, fue cambiando de opinión.

“Lo que más me impactó fue la vida de ese niño y todo lo que le hacía hacer su padre, una locura total”, dice Micaela. A raíz de la serie, Mica ahora comenzó a escuchar las canciones de Luismi. “Están buenas, se escuchan con todos y por todos lados. Las escucho con mis compañeros de trabajo, con mis amigas, con mis padres y sus amigos, me parecen divertidas”, agrega.

“Creo que esta identificación de los más jóvenes con la serie está asociada al Luis Miguel adolescente. La adolescencia es un período muy complejo, de muchos cambios, de muchos duelos, de la pérdida de haber sido niño para pasar a un mundo adulto. Y eso es lo que se muestra en la serie: un niño con una vida muy sacrificada, bastante diferente al común de los chicos, que atraviesa muchas situaciones dolorosas y, por otro lado, es exitoso. La historia de un nene exitoso hacia el afuera pero que padece adentro de su familia y vive situaciones conflictivas genera cierto interés y curiosidad de los jóvenes a pesar de no conocer su música. Todos los niños y adolescentes atraviesan situaciones complejas de distinta índole, por eso se puede plantear esta identificación con este nene que se desarrolla en un mundo tan difícil y que termina siendo exitoso”, explica  Hoijemberg.

La empatía con el mánager argentino

La serie desnuda ese otro costado de la vida del exitoso artista que él decide compartir que hasta este momento permanecía oculta, al menos para sus seguidores. “Su infancia y su adolescencia tan triste a pesar de su carrera. Su despertar sexual fue malo, la pérdida de su madre fue terrible. Creo que la figura de Hugo López, su mánager, nos reconforta, nos da ese padre que le faltó. Para los espectadores es una especie de revancha ante tanta malicia”, expresa Eugenia Giménez, licenciada en Psicología.

Precisamente, el personaje de Hugo López -el primer mánager de Luis Miguel, fue uno de los que generaron más empatía con la gente. Fue muy importante durante los primeros años de carrera del cantante porque ejerció un rol muy paternal y contenedor. En la serie, ese papel es interpretado por el reconocido actor argentino César Bordón, quien se ganó el corazón de todos los fanáticos de la serie.

“Mi personaje era claramente el antagonista de “Luisito” Rey, sinceramente no especulé demasiado en cómo la gente lo iba a recibir, sino más bien de cómo yo lo debería transitar. Me aboqué a eso y ahora disfruto más genuinamente de cómo eso llegó al público. La vida de Luis Miguel es sumamente inquietante. Yo formaba parte de la gente que escuchaba a Luis Miguel, pero no era un ferviente seguidor. Pero me empezó a dar una especie de ternura absoluta  y la música es buena. Entonces, uno escucha la música, empieza a asociar la historia y tienen una correlación. Por ejemplo, en “Culpable o no” donde se marca su primera pena de amor (en el capítulo 4 de la serie cuando rompe con Mariana). La canción pasa a contarte una realidad, una historia, ya deja de ser la canción que por cierto es virtuosa para meterte dentro de un imaginario. Y eso hace que la gente se meta más en la historia”, concluye Bordón.