Iniciativas

Vivalectura, una iniciativa que promueve la lectura

Se extiende el plazo para participar del Premio que reconoce las experiencias de todo el país en diferentes organizaciones, espacios sociales, de educación y culturales, que brindan nuevos horizontes para promover la lectura entre grandes y chicos.

La Fundación Santillana extendió el período de inscripción para participar del Premio VIVALECTURA 2018. Quienes deseen participar del certamen, que desde hace once años estimula, fomenta y rinde homenaje a las experiencias más destacadas de promoción de la lectura, tendrán tiempo de presentar sus propuestas hasta el 30 de marzo inclusive.

El Premio está organizado por el Ministerio de Educación de la Nación, el Ministerio de Cultura de la Nación, la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) y la Fundación Santillana, y cuenta con la cooperación del Ministerio de Cultura de la Nación. Esta edición fue declarada de Interés Cultural por la cartera nacional a cargo de Pablo Avelluto.

Desde Fundación Santillana queremos que el Premio VIVALECTURA llegue a todos lados. Más allá que a la escuela ha sido siempre el espacio más destacado para la promoción de la lectura, existen experiencias en diferentes organizaciones y espacios sociales que brindan nuevos horizontes para promover la lectura entre grandes y chicos”, afirmó Nilda Palacios, coordinadora de proyectos de la Fundación Santillana.

En estos once años, se han reconocido más de un centenar de propuestas, de entre 5000 mil inscriptos. En este recorrido, los proyectos pertenecientes a espacios sociales ajenos a las escuelas también han demostrado que cuentan con un extenso abanico de propuestas para fomentar la lectura y acercarla a diferentes públicos.

  • Gabriela Subirá (Río Gallegos, Santa Cruz) recibió el Primer Premio de la Categoría Entornos Digitales con su proyecto “La producción audiovisual en torno a lo literario”. “El Premio VIVALECTURA permite dar a conocer proyectos en diferentes rincones del país. Está bueno que lo que funcionó, se haga público y se expanda”, subrayó.
  • María Andrea Caterina (Rosario, Santa Fe), recibió el primer premio de la Categoría Escuelas por su proyecto “Nunca es tarde para leer. Transformando dificultades en posibilidades”, señaló que la lectura atraviesa diferentes aspectos de nuestra vida, es por eso que los proyectos que se presentan tienen la oportunidad de mostrar nuevas formas de pensar, leer y transformar la realidad. “Este Premio nos permite dar a conocer nuestras ideas y encontrar otras que podemos llevar a las aulas y a otros espacios”, afirmó.
  • Haydeé Wagner (capital de Santiago del Estero), tiene 74 años, y su proyecto “Método H. Wagner”, recibió una mención especial en la categoría Comprensión Lectora en contextos de estudio en 2017. “Es importante que quienes hayan presentado anteriormente sus proyectos en este u otro certamen lo sigan haciendo. Algún día alguien puede decir ¿Y esto? y los sorprenda, cómo me pasó con Fundación Santillana”.
  • Por último, Rocío Gil (Ciudad de Buenos Aires), ganadora junto a Gloria Claro de la Mención Especial en Sociedad por el proyecto: “Tinkuy, encuentro con libros”, afirmó: “Siempre es interesante reunirse con las personas con las que se impulsa un proyecto, para poder teorizarlos, y pensar cómo compartirlo y contarlo a otros. Es importante que quienes están llevando adelante algún proyecto se animen a presentarlo y a compartirlo”.

Cómo participar

Los interesados en participar podrán presentar sus proyectos en las siguientes categorías: 

  • Sociedad: Institutos de formación docente de gestión estatal y privada, universidades, facultades, profesionales vinculados a ONG u organizaciones civiles con o sin fines de lucro, y bibliotecas.
  • Escuelas de gestión estatal y de gestión privada.  Dirigido a profesores, directores, bibliotecarios o coordinadores.
  • Estrategias de promoción de la lectura en entornos digitales.
  • Estrategias de comprensión lectora en contextos de estudio. Abarca experiencias realizadas en las instituciones educativas de cualquier nivel dirigidas a mejorar la comprensión y la producción de textos no literarios o de estudio, cuyos responsables sean profesores, directores, bibliotecarios o coordinadores.