Impacto

Conocé a Oli, la muñeca creada para fomentar la inclusión

Se trata del primer muñeco bebé con rasgos de Trisomia 21.

El juguete fue desarrollado por la fábrica Casita de muñecas con el objetivo de concientizar sobre la diversidad y la iniciativa surgió porque una persona se acercó a la fábrica y les comentó que, luego de hablar con una nena que tenía Síndrome de Down, dijo que no le gustaban las muñecas porque ninguna se parecía a ella.

“No podía dejar de diseñar una muñeca con estas características sabiendo que había niños que las necesitaban para sentirse identificados”, asegura Federico Galanterni, uno de los creadores de la marca.

Casita de muñecas se dedica a la fabricación de muñecos bebés de apariencia real, cuidan cada detalle en los gestos, pintura y prendas de vestir para que los niños tengan la experiencia de jugar con representaciones muy fieles. El desarrollo de esta muñeca tardó dos años y la fundación ASDRA trabajó codo a codo con la fábrica para que el resultado final sea el mejor posible.

Si bien Oli se presentó en la Legislatura en el marco del Día Mundial de las personas con Síndrome de Down, el pasado marzo, el muñeco comenzó a comercializarse recientemente.

Sus creadores esperan que esto pueda ayudar a que todos los chicos aprendan sobre las diferencias que existen entre todas las personas, y lo naturalicen. La firma también comercializa bebés de distintas razas y sin distinción de género.

 

"La diferencia nos enriquece, por ello tenemos la intención de seguir sumando más variedad de muñecos y muñecas para construir más y mejor juego simbólico que tanto ayuda al sano crecimiento de nuestros hijos", cuentan desde la fábrica.