ENTREVISTAS

Pensar el futuro a través de la programación

Pensar el futuro a través de la programación

En el marco de Argentina Game Show, Lado H dialogó en exclusiva con Carlos Martinez, Director de Escuela Da Vinci.

La entidad mostró su propuesta en el evento más importante de videojuegos que se hace en el país. Sorteos de cursos, experiencias de Realidad Virtual, juegos arcade y el hito del stand, el Beat Race, fueron los atractivos del stand en una nueva edición del encuentro gamer.

“Escuela Da Vinci es una escuela que da todas carreras vinculadas a arte, diseño y tecnología”, decía Martinez. “Y se vincula mucho a con todo lo que es entretenimiento porque tenemos carreras de videojuegos y de arte conceptual. Es una de las escuelas más grande a nivel tecnología de todo lo que es Latinoamérica. En la escuela se desarrollan videojuegos publicitarios, para consola, para celulares, dispositivos móviles y todo lo que es para consolas de diferentes programaciones dependiendo de la tecnología, y además se hace realidad virtual, realidad aumentada y desarrollos de juegos con cascos virtuales 360”.

En este sentido, el vocero explicaba que, para hacer este tipo de cosas, hay que arrancar desde cero porque es complejo el armado y pasa por muchos micro procesos. “En Argentina se está empezando a visualizar el perfil del desarrollador, pero no se ve mucho el horizonte, hasta dónde puede llegar un adolescente. Cuando en realidad estas especialidades están enmarcadas dentro de las carreras del futuro”.

Según el Directo de Da Vinci, “este tipo de desarrollador tecnólogo es el que va a empezar a crear soluciones informáticas, no solo en entretenimiento, porque está comprobado que da mejores resultados inclusive que métodos tradicionales de educación. Se van a empezar a tecnificar cosas de este estilo y no solo van a hacer juegos o aplicaciones, van a hacer simuladores, desarrollos de todo lo visual y la lógica que aprenden. El titulo ilustrativo es desarrollador de videojuegos, pero las capacidades productivas son muy amplias”.

La industria ha crecido notablemente en los últimos 5 años y esto permite pensarla como una oportunidad de empleo, de progreso, de desarrollo para los jóvenes. La salida laboral del desarrollador de juegos está creciendo un 50% en los últimos 4 años y las grandes empresas que están instaladas en el país se llevan a los chicos que todavía no terminaron de estudiar y tienen capacidad. Argentina es un país que está facturando más de 80 millones de dólares por año en producción de videojuegos. “Esto genera un lugar con una expectativa de crecimiento y demanda laboral bastante interesante. Pero hay un fantasma en los padres que temen a estas carreras”, remarcaba Martinez. Sobre ello, hay que trabajar y hacer entender a los padres que la programación e incluso de los videojuegos puede significar un gran futuro para sus hijos. Porque estas tecnologías no solo son para el juego, sino también para lograr impacto social en la comunidad.