ECONOMÍA CONSCIENTE

MÉXICO DESARROLLÓ UN CHICLE 100% ORGÁNICO Y SUSTENTABLE

El producto se cosecha de los árboles del chicozapote en la Selva Maya.
 

Chicza es orgánico y biodegradable y lo produce un consorcio de cooperativas bajo un esquema de comercio justo. 
La extracción de la materia prima se realiza de manera manual: se selecciona un árbol de chicozapote y se realizan cortes en zigzag por donde se escurre la savia del látex que, luego de un proceso, se convertirá en chicle. Posteriormente se deposita en bolsas selladas con cera de abeja y, luego de esta extracción, se deja descansar por cinco años.

Este producto empezó a elaborarse en 2009, tiene un certificado orgánico y actualmente se comercializa en 25 países de Europa, Medio Oriente y Oceanía. Vienen en cinco sabores: yerbabuena, menta, limón, canela y mezcla de moras.