DEJÁ TU HUELLA

El arte como motor del desarrollo de la imaginación

El arte como motor del desarrollo de la imaginación

Las actividades recreativas y el juego son herramientas esenciales para el desarrollo de la primera infancia.

La niñez es uno de los momentos más importantes de la vida de las personas ya que en esta etapa se desarrolla su personalidad y carácter. Por ese motivo, la estimulación de los más pequeños a través del juego y actividades recreativas se convierten en factores importantes para su crecimiento ya que promueven el desarrollo de la imaginación, la creatividad y la confianza en sí mismos.

En 1959, las Naciones Unidas aprobaron la Declaración de los Derechos del Niño con el objetivo de reconocer 10 principios fundamentales para garantizar el bienestar y el desarrollo de los niños, niñas y adolescentes entre los que se encuentra el derecho a divertirse y jugar. En este contexto, según los especialistas, las expresiones artísticas como la pintura y el dibujo, juegan un rol importante en el desarrollo social y psíquico de los chicos.

“La estimulación implica una actitud permanente de acogida, de fomento del desarrollo social, de la expresión de sentimientos, del interés por el mundo y por aprender, más que la sola realización de un conjunto de actividades o la entrega de diferentes materiales de juego. Es importante que el niño o niña pueda tener contacto con una variedad de objetos, materiales y ambientes. La variedad mantiene la curiosidad, la motivación por descubrir nuevos aspectos de los objetos que tiene enfrente”, detalla el informe Desarrollo Psicosocial de los niños y las niñas elaborado por UNICEF (2004).

Las personas comienzan a dibujar antes de saber leer o escribir y en el papel expresan sus emociones y sentimientos. Si bien el arte en general se convierte en una herramienta importante de estimulación durante los primeros años, los dibujos principalmente juegan un rol de relevancia porque “hablan sin decir”, convirtiéndose en un canal importantísimo de expresión durante la primera infancia.

Sin embargo, la pintura y el dibujo no son las únicas herramientas que estimulan el desarrollo de los chicos a través del juego. El origami es otra técnica que de a poco comenzó a ser utilizada por las docentes porque ayudan a desarrollar la creatividad, la concentración, la espera, el respeto y la paciencia. Si bien dicha técnica japonesa se conoce como actividad individual, también puede ser empleada para que los chicos puedan vincularse con su entorno y trabajen en equipo.

Desde la Asociación de Origami Argentina advierten que los plegados más simples pueden formar parte de un interesante proyecto grupal, en el que se trabaje lo colectivo a partir del aporte individual. Un mural para decorar algún sector de la sala es un interesante estímulo para que todos participen y muestren su trabajo al resto de la comunidad educativa, que seguramente querrá hacer algo similar.

María Di Nápoli, jefa de producto de El Nene, la marca de Ángel Estrada, líder del segmento preescolar, explicó que, basándose en su experiencia en el rubro y la importancia que estas actividades tienen en la vida de los niños, la compañía desarrolló una colección para pintar mandalas y otra para realizar origamis. “La pintura y la creación de figuras promueven la expresión de los más chicos, mejoran la memoria y la atención, aquietan temores, desarrollan fluidez, flexibilidad y originalidad en las ideas del niño, estimulan la socialización, la comunicación, el buen humor y la disminución de angustias. Las docentes nos compartieron en varias oportunidades las experiencias que vivieron con estos productos y fueron muy positivas.”, aseguró la vocera de la marca.

El juego y la recreación son esenciales para la salud y el bienestar del niño sobre todo en sus primeros años de edad. Permitirles crecer jugando con su imaginación y expresando su creatividad es un derecho fundamental de su infancia. Y si bien, tal como decía el escritor Antoine de Saint-Exupéry, “todas las personas mayores fueron al principio niños, aunque pocas de ellas lo recuerdan” es importante recurrir a los recuerdos para garantizarles a los niños una infancia saludable y feliz.