CULTURA POP

Agatha Ruiz de la Prada: a corazón abierto

Agatha Ruiz de la Prada: a corazón abierto

La diseñadora presentó su colección en el Six O' Clock Tea, organizado en la embajada de España.

En una charla íntima con un grupo de periodistas argentinas, Agatha se explayó acerca de diversos temas y dio cátedra de estilo.
Amante de los colores y los volúmenes, detesta el color negro porque lo asocia con la muerte y cuenta que sólo tiene un puñado de piezas en ese tono que están reservadas únicamente para mostrar respeto en algún funeral.
La charla tuvo lugar en el hotel NH Lancaster, en la previa a su participación en el clásico desfile Six O´Clock Tea. El evento se realizó en la Embajada de España, en donde también estuvo presente NH con su propuesta gastronómica acompañando las presentaciones de los diseñadores en el desfile.

Con respecto a su compromiso con la ecología y su aplicación en sus creaciones:

"El año pasado estuve en Belgrado y me llevaron a un museo que son como pueblos, como unas casitas de Rumania hechas con pajitas o hechas con maderas. Entro en la tienda y había un aire acondicionado que no lo podés ni imaginar, una cosa salvaje, las puertas abiertas. Me metí y apague el aire acondicionado. Yo soy una pesadilla con las fábricas de aire acondicionado (risas).
En el tema de la industria textil es complicado hacer grandes cambios. Cuando yo empecé, imagínate que en España había 40 fábricas de telas y a lo mejor ahora hay dos. Cuando una persona está en un momento de crisis, de no saber para dónde tirar, de cerrar, de echar a la gente, es muy difícil que le puedas poner atención a este tipo de cuestiones. En cambio, ahora está la empresa española más poderosa del mundo, que es Inditex, a ellos les va super bien, creo que ellos sí que pueden hacer muchas cosas. De momento ellos pusieron en su sede de La Coruña un molino de viento. Tú no sabes la gente lo desagradable que estuvo, lo antipática que estuvo. La gente tiene una mala voluntad a veces con esto... no hay nada más bonito que un molino.
Hay que luchar cada día pero sería mentira y ridículo si te dijera que mis colecciones están muy ecológicamente hechas porque realmente se hace lo que se puede, pero se puede menos de lo que me gustaría".

Acerca de cómo define su estilo:

"Yo soy una diseñadora muy gráfica porque tengo todas esas cosas de haber dibujado a medida, la mezcla de los colores y de tal. Por otra parte siempre me ha entusiasmado el mundo del arte, desde que nací, mi padre tenía la mejor colección de arte de su generación y he conocido a los pintores, he conocido a los galeristas y eso me lo he conocido super bien.
Yo normalmente soy una persona que a lo mejor en una semana visito 10 o 12 exposiciones porque nome doy cuenta, yo voy por la ciudad, voy hacia mi tienda y entro a una galería, pero es una cosa que he hecho toda la vida. Entonces ahí mis trajes son muy conceptuales,  me divierte mucho el volumen.
Yo cuando empecé en España era conocida por el volumen y luego no sé por qué todo el mundo me conoció por el color cuando yo diría que es mucho más importante en mi ropa el volumen que el color. Luego empecé a hacer trajes con ruedas y cosas.
Es un poco la explicación de mis 30 años, como en 30 años una persona tiene más obsesiones y repite siempre lo mismo, cada año. Siempre he hecho trajes con ruedas, siempre he hecho trajes con estrellas, con flores, con arcoiris, toda la vida. El arcoiris viene y vuelve y vuelve a venir, son cosas que para mí son una obsesión".

Sobre la repulsión que siente por el color negro:

"Me llevo fatal, no me gusta nada el negro y no lo necesito. Un día se murió mi madre y entonces llame a Cristina, que es mi mejor amiga, me quede flipada. Le pedí que me deje algo de ropa para la ocasión y ella fue a su armario y me dejó ropa negra. Desde ese día tengo una esquinita en mi armario para ropa negra. Me había hecho un traje una vez que se murió la madre del rey. Me puse un traje negro que era un corazón de seda y un abrigo precioso, unos zapatos negros y luego me puse unas medias blancas. Se metieron conmigo porque llevaba unas medias blancas cuando el blanco y el negro es luto. Al correr de los años desgraciadamente la esquinita que va creciendo".

Por qué está obsesionada con los corazones:

"El corazón me da mucha suerte, siempre he dibujado corazones y mi primer perfume fue un corazón. Mi segundo perfume también fue un corazón verde que quería decir que era mi corazón y la ecología. Desde ese día me puse siempre a dibujar corazones y pues se ha convertido un poco en mi símbolo.

Acerca de su relación con las redes sociales:

"Me llevo cada día mejor. No es mi edad pero voy conociendo. Si hubiera nacido en la época de las redes sociales me forro, me lleno de plata (risas). 
Hubiera sido inmensamente feliz porque todo es mucho más fácil ahora que antes. Haces un traje, lo pones y en un minuto lo ve todo el planeta. Antes era una foto, hasta que te la revelaban, que salía en un sitio. Estoy empezando a meterme un poco más. Por ejemplo Instagram lo tenía muy abandonado. Ayer me escribe una Alcaldesa una carta y me la leo y me pongo a llorar de que bonita carta. Hoy he dicho la voy a poner en mi Twitter y la he puesto. Yo, a nadie de mi equipo se le había ocurrido ¿te parece que podríamos ponerla?".