ALGO ESTÁ CAMBIANDO

Las mujeres tienen derecho a elegir

Las mujeres tienen derecho a elegir

Cuando se trata de planear el futuro, se asocian esas decisiones a cuestiones vinculadas con el estudio, lo profesional o si la mujer desea o no casarse. Pero ¿qué pasa al momento de elegir qué método anticonceptivo usar? ¿Tenemos la información necesaria para poder elegir el camino correcto en función de nuestro estilo de vida?

Todos los años Bayer organiza un evento para la prensa latinoamericana. Esta vez, el lugar elegido fue México y en la primera jornada se llevó a cabo el taller “Mujer actual y anticoncepción. Revelando nuevos caminos”. En dicho marco, Lado H fue testigo de cifras alarmantes que fueron compartidas por la Dra. María Josefina Menéndez, Directora Ejecutiva (CEO) de Save the Children en México. Según la vocera, 16 millones de adolescentes entre 15 y 19 años quedan embarazadas cada año; más de 2 millones de menores de 15 años; 3.2 millones de abortos entre adolescentes cada año en el mundo; en América Latina el 15% de los embarazos son en menores de 20 años; hay 66.5 nacimientos por cada mil mujeres entre 15 y 19 años y la mortalidad materna es una de las principales causas de muertes en mujeres de entre 15 y 24 años.

Frente a este panorama, causado por falta de oportunidades, ausencia de poder de decisión, matrimonio infantil, políticas públicas poco pertinentes; e incremento de la violencia, entre los principales factores, desde Save the Children proponen programas orientados al desarrollo adolescente para comenzar a ver a los jóvenes como sujetos activos de derechos capaces de tomar decisiones sobre su salud reproductiva y sexual.

 

 

A su vez, la vocera planteó: “Estamos a favor del anticonceptivo para prevenir el embarazo adolescente. Las sociedades deben cambiar su forma de ver el rol de la mujer y los políticos deben considerar estos temas como parte de sus campañas eleccionarias”. Sobre todo, porque la problemática del embarazo no planificado es algo que le afecta a hombres y mujeres de todas las edades, clases sociales y niveles socioeconómicos.

Al respecto, en diálogo con el Dr. Luis Bahamondes, Profesor Titular de Ginecología Departamento de Tocoginecología Facultad de Ciencias Médicas Universidad Estadual de Campinas (UNICAMP), Brasil, el especialista se refería a los beneficios del SIU. “Sigue siendo un fantástico método anticonceptivo, indicado para cualquier mujer, con o sin hijos, adolescentes o adultas”, exclamaba. No obstante, “es sumamente importante la orientación anticonceptiva con las mujeres de todas las edades. Desde que son niñas hay que ayudarlas a elegir el mejor método según su estilo de vida, su ocupación, sus actividades cotidianas, planes futuros, el deseo de tener hijos a corto o largo plazo”. 

Y aseveró que la elección anticonceptiva es una decisión importante para la vida de todas las mujeres, razón por la cual es importante promover conversaciones efectivas entre médicos y usuarias, informar a las mujeres sobre todas las opciones anticonceptivas incluyendo los métodos de larga duración, promover un papel activo de la usuaria para identificar la mejor opción de acuerdo con sus necesidades, despejar dudas y mitos sobre los métodos, así como asegurar que sepan cómo funcionan los anticonceptivos y el efecto que tienen en su cuerpo.

“Cuando las mujeres eligen el método anticonceptivo que mejor se adapta a sus necesidades físicas y de estilo de vida, es más probable que lo usen de forma correcta y consecuente, evitando embarazos no planificados”, manifestaba Bahamondes.

 

Derribando mitos

Según la OMS, los anticonceptivos de larga duración son aptos para las mujeres con o sin hijos, y sin importar su edad. “Es un gran mito que el SIU sólo puede usarse para mujeres mayores de tantos años. Es un método que puede usarse a cualquier edad”, enfatizaba el médico brasilero. De hecho, en algunos países gracias a su alta eficacia, alto nivel de satisfacción y continuidad de uso, los anticonceptivos de larga duración han sido recomendados como la primera opción para las mujeres en edad reproductiva, incluyendo mujeres jóvenes.

Al respecto, la Dra. Josefina Lira Plascencia, Vicepresidenta del Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia (COMEGO), remarcaba que efectivamente es un método indicado para prevenir el embarazo no deseado en las adolescentes. “Las mujeres jóvenes necesitan un anticonceptivo que sea altamente efectivo y que no dependa del uso diario y el SIU tiene 20 veces menos fallas que las píldoras, parches y anillos vaginales y brindan protección de 3 a 5 años”.

Vinculado con ello, también existe el mito de que, si una mujer se coloca un SIU, la mujer corre el riesgo de quedar estéril. “De ninguna manera”, aseveraba Luis Bahamondes y coincidía Josefina Lira Plascencia. “Los anticonceptivos intrauterinos no favorecen las infecciones, ni afectan la fertilidad futura. Incluso la OMS promueve el uso de estos métodos en adolescentes”, destacaba la médica.

Un método para la mujer actual

El Dr. Patricio Sanhueza, Coordinador de Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, destacaba que los métodos de larga duracion ofrecen ventajas más allá de la anticoncepción como, por ejemplo, la reducción de la cantidad y duración de los sangrados menstruales, un mejor control del ciclo, disminución del riesgo de anemia y se puede usar en la lactancia. A su vez, igual de relevante para las mujeres jóvenes es que estos métodos ofrecen ventajas en su vida cotidiana, al otorgarles apego, seguridad, libertad y comodidad con una protección de entre 3 y 5 años, permitiéndoles poder planificar proyectos personales o profesionales a mediano y largo plazo.

“El SIU es para la mujer actual. Con este método, pasan a tener control sobre su cuerpo, tiempo, vida”, sostenía el vocero. “Pero para eso es necesario saber lo que ellas quieren. Y en función de ello, aconsejarlas, mostrarles los efectos secundarios de un método determinado, pero también sus beneficios. Brindarles la información que necesitan para poder elegir”.

 

 

Despenalización del aborto, un debate que nos importa

En Latinoamérica, el único lugar en donde el aborto es legar es en la Ciudad de México. En otros, como Brasil está permitido en casos de violación o malformación del feto. Para el Dr. Luis Bahamondes “hay que destacar que todos los países que lo despenalizaron el aborto redujeron la tasa de aborto. A su vez, redujeron las muertes por aborto. Por último, para que esto pase debe existir un buen plan de planificación familiar sino seguirán existiendo abortos, pero legales”.

Y seguía: “Lo que se necesita es la despenalización para evitar muertes y la anticoncepción para no llegar a embarazos nos planificados y evitar nuevos abortos. Este es el camino. En nuestra región hay mucho trabajo por hacer y el rol del Estado es fundamental. Son políticas que llevan años y cuyos resultados se ven luego de décadas, no es algo que se da de un día para otro”. 

Por su parte, en diálogo con Lado H, Eduardo Magallanes, VP Senior de Pharmaceuticals Bayer Latinoamérica, considera que es propicio tener este debate en este momento, aprovechar los datos que compartimos estos días y entender que son problemáticas que aquejan a toda la región. “Hay muchos embrazados no planificados y muchas opciones para no llegar a esas últimas consecuencias”, aseveraba.

Y agregaba: “Hoy, unos de los grandes retos de salud pública es el de los embarazados no planificados, es una crisis que nos atañe a todos. En América Latina casi 60% de los embarazos es no planificado; son 17, 8 millones de embarazos no planificados. Hay que abordar esta problemática con seriedad porque es algo que impacta en salud, pero también en las oportunidades de desarrollo de un país, en sus esquemas laborales, en la educación. Es uno de los problemas más importantes que tenemos que ver como sociedad sin importar de qué lado estamos. Es fundamental solucionarlo para el progreso de nuestra sociedad. Y, desde Bayer, consideramos que el SIU es la opción más innovadora en este sentido”.

Y concluía: “Si trabajamos juntos para educar e informar más, para poder fondear los mejores anticonceptivos y no quedarnos con los métodos de siempre que no han sido efectivos, vamos a poder ganar esta batalla. Creo que es un momento muy propicio el que está viviendo Argentina en este sentido”.